El mejor baloncesto del mundo espera por el regreso de piezas claves que dan mayor peso al espectáculo

La NBA ha visto regresar en fechas recientes a Kyrie Irving y a Klay Thompson, dos estrellas que se suman al firmamento de la Liga. El primero se estrenó esta temporada con los Nets tras perderse 35 encuentros al no estar vacunado contra el coronavirus, lo que le impide jugar los partidos como local en Brooklyn. Su equipo, finalmente, acabó aceptándole a tiempo parcial. Y el segundo volvió a la acción tras 941 días y dos lesiones demoledoras consecutivas: rotura del ligamento de la rodilla y más tarde del tendón de Aquiles. Sin embargo, la NBA espera ansiosa otros regresos ilustres, reseñó MARCA.

Zion Williamson, sin fecha por una fractura en un pie

La por ahora corta carrera en la NBA del coloso de los Pelicans está marcada por los problemas físicos, en parte derivados por su corpulencia y su peso, algo que perjudica a sus articulaciones inferiores. En sus dos primeras campañas sólo pudo jugar 85 partidos y en la presente aún no se ha debutado. Disputó su último partido en 4 de mayo. Arrastra una fractura en el pie derecho de la que fue operado en verano. Su regreso se ha retrasado varias veces. Cuando iba a empezar a hacer 5×5 sufrió dolor en el pie operado. Nuevo parón. Ahora está en proceso de rehabilitación en Portland y no hay fecha para su vuelta.

Kawhi Leonard, quizás para los playoffs

El alero de los Clippers fue operado el 14 de julio de una fractura en el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Para esa dolencia se estima un plazo de unos 10 meses. En la franquicia angelina son optimistas sobre un regreso esta misma temporada, quizás para poder ayudar en los playoffs… si se meten. Actualmente, los Clippers son novenos. Les vendrían muy bien los 24,8 puntos que promedió Kawhi el curso pasado. Y la recuperación de Paul George, también.

Ben Simmons espera un traspaso

Uno de los culebrones de la temporada. El base australiano no ha jugado esta campaña con los Sixers y dijo que no lo haría. Tras caer ante los Hawks el año pasado, Simmons fue culpabilizado por su bajo rendimiento. Ante la imposibilidad (por ahora) de salir de Filadelfia, se declaró en rebeldía. Ya ha perdido 10 millones de dólares en multas. Su sueldo es de 33 millones. Asegura no estar preparado psicológicamente para volver a jugar, aunque en la franquicia dicen que renuncia a tratarse con sus especialistas. Puede ser una de las bombas del mercado. Si es traspasado, en principio, regresaría a las pistas.

John Wall y el paro del segundo mejor pagado

El segundo jugador mejor pagado de la NBA (47,3 millones de dólares) no juega. Al base de los Rockets sólo le supera en salario Stephen Curry. Su último encuentro lo disputó el 23 de abril del año pasado. La franquicia de Houston decidió dar oportunidades a sus jóvenes antes que a él. Ha estado cerca de ser traspasado en alguna ocasión, pero no se consumó. Hay equipos interesados en él. Parece que vuelve a tener mercado. Los problemas físicos han lastrado la carrera del base de 31 años y con vitola de haber jugado cinco veces en el All Star.

Markelle Fultz ya ha completado un año en blanco

El número 1 del draft de 2017 estaría cerca de volver a las canchas. Ultima su recuperación de la fractura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda sufrida el día de Reyes de 2021. Tras un año natural en blanco ha aumentado su actividad en las últimas fechas, ya hace entrenamientos con contacto y los Magic podrían disponer de él en breve.

Jamal Murray mira a Semana Santa

El 12 de abril del año pasado se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda cuando era una pieza clave en los Nuggets: 21,2 puntos, 4,0 rebotes y 4,8 asistencias. Los progresos son positivos y en Denver confían en contar con uno de sus pilares en fechas cercanas a Semana Santa.

Con información de MARCA