Yulimar Rojas, de 25 años, subcampeona olímpica (por detrás de la colombiana Caterine Ibargüen), regresaba a su ciudad talismán, donde el 21 de febrero de 2020 ejecutó el mejor triple salto de la historia bajo techo: 15,43 metros en su último intento

La venezolana Yulimar Rojas, campeona mundial y subcampeona olímpica de triple salto, añadió a su historial otras cuatro marcas superiores a los 15 metros y se alzó con la victoria en Madrid con 15,34 y un viento favorable de +2,2.

El grito de guerra de la venezolana: ¡Uuuuu, vamos! resonaba nítido en el estadio Vallehermoso, de gradas vacías por la pandemia, cada vez que la atleta del FC Barcelona se situaba en la cabecera de pista para emprender el despegue.

Nadie pudo discutirle la victoria. En el primer turno ya superó los 15 metros (15,19). También en el segundo (15,16). Cometió su primer nulo en el tercero, recuperó la regularidad en el cuarto (15,18, batiendo lejos de la tabla); bajó hasta los 14,99 en el penúltimo, y cerró con su mejor registro, 15,34, con viento favorable superior al límite para la homologación.

La francesa Rouguy Diallo (14,51) y la portuguesa Patricia Mamona (14,47) subieron con Rojas al podio, mientras su compañera de entrenamientos la española Ana Peleteiro fue quinta con 14,39.

Atrás habían quedado, en el ránking de todos los tiempos, los 15,36 que la rusa Tatyana Lebedeva obtuvo el 6 de marzo de 2004 en Budapest. De regreso a la capital española, Rojas había puesto en su punto de mira el récord mundial al aire libre, en poder de la ucraniana Inessa Kravets con 15,50 metros desde hace 25 años.

Junto a la mejora de su técnica, la venezolana se ha propuesto “ser más aguerrida, echarle más coraje” a este año olímpico.