Los deportistas se habían trasladado a la capital leonesa el pasado enero para entrenar en el Centro de Alto Rendimiento de León hasta el 2 de abril con la intención de realizar la preparación de cara a lograr su clasificación a Tokio

El decatleta internacional venezolano Georni Jaramillo y su entrenador, Eladio Farfán, ya se encuentran de nuevo en su país tras ser repatriados 166 días después de que la crisis del coronavirus les impidiera viajar, por lo que tuvieron que permanecer en la capital leonesa.

Ambos deportistas se habían trasladado a la capital leonesa el pasado enero y tenían prevista su presencia en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de León hasta el 2 de abril con la intención de realizar la preparación de cara a lograr su clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Sin embargo, tras decretarse el estado de alarma en España, con el consiguiente confinamiento domiciliario y el cierre del CAR, intentaron adelantar la vuelta a su país al 21 de marzo, sin poder realizar el desplazamiento a causa del cierre de las fronteras aéreas en Venezuela cinco días antes.

Desde ese momento, permanecieron en la Residencia Universitaria Emilio Hurtado, donde fueron durante semanas de los escasos huéspedes y donde encontraron, junto con el respaldo de los responsables del CAR de León, “el apoyo y la ayuda para que la situación fuera más llevadera”, según relató a el entrenador venezolano.

Era el segundo año en el que Jaramillo y su entrenador preparaban una gran cita en las instalaciones leonesas siempre encontraron “el lugar idóneo, no solo por la facilidad para el entrenamiento, sino por sentirse casi como en una familia”, afirmó Farfán.