Directivos del Salón de la Fama, residentes de Cooperstown y, por supuesto, seguidores de los Yanquis, habían pasado años apuntando a la segura elección de Jeter en el grupo del 2020 como un catalizador que llevaría un número récord de visitantes a la ceremonia de exaltación

La actividad volvió al recinto sagrado del béisbol profesional de las Grandes Ligas, con la celebración este miércoles de la ceremonia de introducción al Salón de la Fama de Derek Jeter, Larry Walker, Ted Simmons y el fallecido Marvin Miller, como nuevas leyendas del béisbol estadounidense.

La ceremonia, considerada como la más esperada en la historia del Salón de la Fama de las Grandes Ligas, finalmente se completó en medio de un ambiente excepcional de entusiasmo y un tiempo soleado que ayudó a tener un marco único.

Mientras que entre los invitados especiales también estuvieron presentes dos leyendas del baloncesto profesional de la NBA, que también están inmortalizados en su respectivo Salón de la Fama, como fueron Michael Jordan y Patrick Ewing, que llegaron para darle su apoyo a Jeter.

El escenario -el amplio jardín del Clark Sports Center, a una milla del sagrado Salón en Cooperstown- recuperaba la tradición de un día de mitad de semana, en septiembre, volvió a reunir a la familia del deporte pasatiempo nacional después del paréntesis del 2020, provocado por la pandemia del coronavirus.

Pero luego de la larga esperada, la exaltación de Jeter, Walker, Simmons y el fallecido Miller pudo realizarse por todo lo alto.

Directivos del Salón de la Fama, residentes de Cooperstown y, por supuesto, seguidores de los Yanquis, habían pasado años apuntando a la segura elección de Jeter en el grupo del 2020 como un catalizador que llevaría un número récord de visitantes a la ceremonia de exaltación.

Walker, por su parte, pasó el máximo de 10 años en la boleta de la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos (BBWAA), antes de finalmente recibir el llamado al Salón.

Mientras que Simmons fue seleccionado por el Comité de la Era Moderna del Béisbol, 31 años después de su retiro.

La pandemia de covid-19 obligó a ajustar todo lo anterior y hacer la espera un poco más larga. Cuando llegó el momento del evento, el estrado lucía tristemente distinto.

Nada menos que 10 miembros del Salón de la Fama fallecieron desde la última reunión en Cooperstown, en julio del 2019.

Pero el brillante sol fue un bálsamo, y la gran cantidad de visitantes fueron la inequívoca de señal del regreso a lo que hace de este evento una parte integral del calendario de la temporada de Grandes Ligas.

También se dio el estreno de un nuevo presidente del Salón, Josh Rawitch, quien sucedió el mes pasado a Jeff Idleson, quien había vuelto al cargo de manera interina durante la primavera.