La Federación Internacional de Judo consideró que Fethi Nourine utilizó la competencia como “plataforma” para realizar una manifestación política

El judoca argelino Fethi Nourine fue castigado por la Federación Internacional de Judo (IJF, por su siglas en inglés) con una década de suspensión por retirarse de los Juegos Olímpicos realizados en Tokio, Japón, para evitar una eventual lucha con el israelí Tohar Butbul, debido a su apoyo a la causa palestina. La misma sanción recibió su entrenador, Amar Benikhlef, reseñó RT Deportes.

Nourine, de 30 años, no se presentó a su debut ante el sudanés Mohamed Abdalrasool, ya que el cuadro había determinado un eventual enfrentamiento con Butbul, en la segunda ronda de la categoría de hasta 73 kilos. Por lo tanto, el Comité Olímpico de su país les retiró las acreditaciones y debieron volver a Argelia.

“Mi entrenador y yo tomamos la decisión en conjunto y estoy orgulloso de eso. La decisión me honra, honra a mi familia, honra al pueblo argelino y al Estado argelino”, explicó Nourine, tras irse de Japón y recordó que el presidente Abdelmadjid Tebboune “declaró al mundo” que no aprueban la “normalización” de las relaciones con Israel, y que apoyan “la causa palestina”.

Tras analizar el caso, la IJF anunció que “es evidente que los dos argelinos, de manera perniciosa, utilizaron a los Juegos Olímpicos como una plataforma de protesta y promoción de su propaganda política y religiosa y eso es una clara violación de los Estatutos de la IJF, el Código de Ética de la IJF y el Estatuto Olímpico”. “Por eso mismo, no puede haber otra sanción que una suspensión severa en este caso”, agregó.

Con información de RT Deportes