Se puede “retrasar el envejecimiento, vivir más años en mejor estado físico y mental”, garantiza José Kutos, maestro de taichi y director de la Asociación Pachi Taichi Chuan de Venezuela

Si el envejecimiento es el deterioro de las condiciones físicas y mentales, el taichi es una herramienta para detenerlo. Como el ejemplo hace al maestro, basta ver a José Kutos, maestro de taichi y director de la Asociación Pachi Taichi Chuan de Venezuela, institución de enseñanza de artes marciales. Tiene 72 años de edad y posee la flexibilidad de un muchacho.

Se puede “retrasar el envejecimiento, vivir más años en mejor estado físico y mental”, subraya.

El taichi “es una práctica muy sana desde varios puntos de vista”, explica Kutos en el programa Punto a favor, transmitido por la cuenta en Instagram de contrapunto.com. “En la parte física, por el estiramiento muscular y la fluidez de los movimientos; el trabajo con las articulaciones, músculos y articulaciones es necesario en un momento de semisedentarismo como el que estamos viviendo”. También, porque “es un sistema de trabajo que contribuye a fortalecer el sistema inmune; por lo tanto, todo lo que hagamos en esta materia, tanto en taichi como en chikung (posturas para cada uno de los órganos)” permite “que el organismo se proteja y esté fuerte para rechazar cualquier ataque, o noxa perversa, que venga del exterior”.

Kutos asegura que cualquier ataque de virus o bacterias “es mejor manejado por la gente que practica este tipo de ejercicios, y está comprobado científicamente”.

El encierro afecta, el distanciamiento de los seres queridos, los cambios laborales pueden enloquecer. “El taichi trabaja la parte emocional”, destaca. Las emociones negativas asociadas con órganos pueden convertirse, según esta disciplina, en emociones positivas: riñón (miedo), pulmón (tristeza), corazón (histeria), hígado (rabia), bazo-pácreas y estómago (obsesión). “Al hacer los movimientos se moviliza la energía” y se contribuye a restablecer el equilibrio y la armonía.

“El estado de enfermedad es un estado de des-armonía y desequilibrio”, sentencia. “El estado de salud es de armonía y equilibrio. Con el taichi, el chikung y estas prácticas de la medicina tradicional china tan antiguas se restablece el equilibrio, y al restablecer el equilibrio se restablece la salud”.

Esto es “para todo el mundo”, garantiza. “Para personas de 99 años y más”. Pueden practicarlo niños, adultos. Y si hay condiciones previas, cada caso se trata de manera individual.