Teresa Carreño: nacida y formada para convertirse en “La Leona del Piano”

Contrapunto/ Foto: VTV

La pianista conocida como la más prolífica de América Latina inició una rigurosa formación desde muy temprana edad de la mano de su padre, quien al parecer la educó para que fuera el símbolo que sigue siendo aún hoy, a 102 años de su partida física

En la Venezuela de 1853 las mujeres no tenían muchas libertades. Ese año nació en Caracas, Teresa Carreño, un nombre que hoy es imposible separar de la vida cultural nacional, por los aportes legados, razón por la cual el coso cultural más importante del país lleva su nombre.

La formación musical de Teresa Carreño comenzó a sus cortos cinco años. Fue su padre quien decidió y logró convertir a su hija en una pianista destacada. Lo hizo a través de un rigurosa práctica que inició con 500 ejercicios, diseñados por él, a través de los cuales superó las dificultades rítmicas y conoció a fondo las técnicas más importantes.

Foto: George Grantham Bain Collection/Wikipedia

Pronto la educación se volvió más formal y a los seis años Teresa Carreño publicaba su primera obra, dedicada a su entonces maestro y agotada en tres ediciones que fueron lanzadas de forma sucesiva durante un año. Había nacido “La Leona del piano”.

Más de medio siglo de vida artística le siguieron. En ese tiempo se presentó en los más importantes escenarios de todo el mundo como pianista y también como cantante de ópera. Su legado lo dejó en sus composiciones y en la formación que brindó a varias generaciones de artistas.

En la conmemoración de su natalicio, Contrapunto la recuerda con algunas de sus interpretaciones en el piano.

La cesta de flores

Una revisión a Praga

Venecia

Un sueño en el mar

El sueño de un niño