Dos de nuestros compañeros de trabajo se vinieron desde otra región del país, impulsados por sus papás y aquí nos cuentan su experiencia

Se acerca el día del padre y muchos son los que tenemos que despedirnos de nuestro familiares para luchar por ese sueño.

El equipo de redacción de Contrapunto no escapa de esta realidad, y en este día tan especial no deja de recordar su apoyo e impulso durante cada una de sus metas. 

Jorga Garban y José Gregorio Yepez nos cuentan que tener a sus padres en el interior del país es compartir, contar y aconsejar a través de llamadas; implica muchos viajes pero sin dejar de lado el respaldo y colaboración paternal. 

“Ha sido mi cómplice, mi mentor y un modelo a seguir en temas como la responsabilidad, compromiso con el trabajo, el compromiso con la amistad”, así como “tratar de hacer de esta casa, como es el planeta, más habitable”, cuenta José Gregorio. 

Mientras, Jorja cree que el vínculo especial con su padre nace desde mucho antes de su nacimiento, cuando su papá, Jorge, escogió el nombre de ella. 

Como anécdota nos cuenta que de chiquita el papá le pisaba los pies cuando la veía descalza, le cantaba la canción de Pinocho y cómo durante la ceremonia de sus 15 años confundió la sandalia izquierda con la derecha. 

Para Jorja su papá “lo es todo” y por eso, pese a la distancia, ha buscado una aliada para que el héroe Garban, que apoya todas sus locuras, no se quede sin un presente en este importante día.