“Comprenderán que entre tanto poeta y erudito me sienta un poco impostor, lo cual siempre me ha gustado”, dijo el músico entre vítores y bañado de aplausos, cuando entró al escenario del Teatro Libertador San Martín, en la ciudad de Córdoba, donde participó en un conversatorio dedicado a la poesía y la diversidad cultural

Casi como un “impostor”, el cantautor Joaquín Sabina se coló este viernes como poeta en la fiesta del idioma español, donde dijo no sentirse dotado para divulgar “teoría ni erudición” pero matizó que con el auge de los “pequeños nacionalismos” solo se considera de una patria, la lengua española.

“Comprenderán que entre tanto poeta y erudito me sienta un poco impostor. Siempre me ha gustado sentirme impostor. Asistir a fiestas que se supone que no tendría que ser invitado”, comenzó diciendo el músico en su participación en el Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), en la ciudad argentina de Córdoba.

Al aparecer en el Teatro Libertador San Martín, una legión de seguidores esperaba en la puerta entre vítores al músico, que volvió a bañarse en aplausos cuando entró al escenario junto al resto de participantes de un panel dedicado a la poesía y la diversidad cultural.

Más ensordecedora si cabe se hizo la ovación cuando el músico, de 70 años, comenzó a hablar, por lo característico de su voz.

“No estoy en absoluto dotado para teoría ni erudición, aunque con el auge de los pequeños nacionalismos que por desgracia estamos sufriendo, me considero de una patria mucho más grande, que es mi lengua, la lengua española”, remarcó, para calificar de “milagro” que se haya reunido tanta gente para oír poesías y palabras.

Por no querer teorizar, el artífice de “Y nos dieron las diez”, “Calle melancolía”, “19 días y 500 noches” y “Quién me ha robado el mes de abril”, decidió leer “un trocito de prosa” en el que fue narrando la historia de su vida desde su ciudad natal, Úbeda, sirviéndose de fragmentos de sus canciones.

“Mis canciones quieren ser un mapamundi del deseo, un inventario de la duda, siete crisantemos con espinas”, fue uno de los pasajes, aunque también hizo referencia a su “mala salud de hierro” y a un “puñado de canciones” que le tienen orgulloso como un “padre primerizo”.

Después, aprovechó para recitar la letra completa de “La canción más hermosa del mundo”.

Al grito de “¡qué cante, qué cante!” por parte del público -el aforo estaba completo-, el cantante, que además de decenas de discos ha publicado diversos libros desde la década de 1970, decidió ser sincero.

“Si ustedes supieran la emoción que siento de no tener que cantar…”, expresó, en medio de las risas de los presentes.

Presidido por el secretario de la Academia Argentina de las Letras, Rafael Oteriño, y de la escritora argentina María Negroni como coordinadora, el panel que tuvo a Sabina como cabeza de cartel contó también con el dominicano José Mármol, la española Elvira Sastre y el argentino Carlos Schilling.

“La diversidad cultural está presente en la naturaleza de la poesía”, subrayó Oteriño.

Por su parte, Negroni reconoció que como poeta no ha tenido “tantas experiencias de estar ante tanta gente”, para asumir entre risas que algo tenía que ver la presencia de Sabina.

Sastre, de 27 años, dedicó su participación a defender la labor de las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales para difundir la poesía, que en su opinión es un género basado en la libertad, donde los prejuicios solo sirven para alejarla de los posibles lectores.

En este sentido, recalcó que los tiempos cambian y con ellos los medios, ya que internet ha permitido que llegue la poesía a gente que ni siquiera sabía que le gustaba.

Además de su exitosa intervención como poeta, Sabina volverá a ser el protagonista de la cita de Córdoba en la noche de este viernes.

En el mismo teatro, la octava edición del CILE, que se extenderá hasta este sábado, rendirá homenaje a la carrera del cantautor desde el mundo del tango, a través de un concierto musical y poético a cargo de la Orquesta de Cuerdas Municipal, dirigida por Santiago Ruiz, y en el que participarán los cantantes Adriana Varela, Silvia Lallana, Gustavo Vicentín, Carlos Habiague y Marcelo Santos y los bandoneonistas Damián Torres y Pablo Jaurena.

En el recital se intercalarán las canciones con la lectura de poesía del propio Sabina junto a poetas españoles como Sastre, Luis García Montero y Benjamín Prado y la argentina Luciana Bedini.