Desde el año 2019, no se realizaba este tradicional danza al fuego debido a la pandemia, ante lo que el gobierno del estado se vio en la necesidad de cerrar sus puertas para evitar la propagación del virus

El pasado 12 de octubre se realizó, el popular baile en candela en la Montaña de Sorte en sus cuatros sectores Sorte, Quibayo, El Loro y Aracal que divide el Monumento Natural Cerro de María Lionza, ubicado en el Municipio Bruzual del estado Yaracuy. Un aproximado de cuatro mil personas dijeron presente para agradecer a la entidad. Entre las plegarias que le realizaron a la diosa del espiritismo venezolano estuvo el acabar con el virus del COVID-19 que mantiene azotado a todo el mundo y así poder continuar una vida con normalidad.

Desde el año 2019, no se realizaba este tradicional danza al fuego debido a la pandemia, el gobierno del estado se vio en la necesidad de cerrar sus puertas para evitar la propagación del virus, este año el dispositivo de seguridad estuvo a cargo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Policía del estado Yaracuy, Bomberos del estado Yaracuy e Inparques.

Días antes del baile religioso algunos asistentes fueron sorprendidos en la montaña por delincuentes. Se hizo una denuncia pública para pedir más seguridad y evitar ser despojados de sus pertenencias, aseguran que muchos van a rezar y otros para apoderase de lo ajeno.

El acto estuvo dirigido por el “Portal Urimare” de San Casimiro, estado Aragua en el que contaron con la presencia de 27 bancos y 27 materias para realizar este importante acto de fe, entre los danzantes se encontraba Edward Guidice oriundo de Guatire estado Miranda con más de 20 años danzándole a la corte indígena, en una entrevista señaló: “Me siento orgulloso de ser hijo de mi madre reina, cada año digo presente en el homenaje a ella para hacer este ritual, el mismo requiere una preparación no comer carnes rojas, ayuno, leer la biblia, meditación para luego que llegue el día las entidades espirituales bajen a trasmitir su mensaje”.

Estos hombres y mujeres luego de pedir permiso a la Reina María Lionza, bailan por grupos sobre brasas ardientes, como una manera de honrar a la diosa yaracuyana por los favores recibidos y realizan nuevas peticiones.

Esta festividad incluye desde las más modestas ofrendas como flores, velas, rezos e inciensos hasta la bajada de espíritus a través de médiums en cualquier lugar de Venezuela.

Aunque existieron algunos factores, entre ellos la devaluación de la moneda y problemas con la gasolina no le fue impedimento para movilizarse a este lugar, al ingresar al Parque Natural las autoridades le realizaban una charla, en la que preguntaban cuando salían del lugar, evitar de sacar celulares u objetos de valor para evitar ser sorprendidos por el hampa.

Inparques le exigía a los religiosos que no se podía realizar reventamiento con coco, es una contaminación sónica y esas explosiones afectan los deslizamientos. Este ritual es realizado con esta fruta y pólvora que hace estallar con un sonido muy fuerte.

Las personas que asisten a estos rituales buscan usualmente un bien personal pero en esta oportunidad todos tuvieron una petición en común; y fue que las entidades intervengan por detener el virus que cada día sigue sumando muertes.