La programación de sus espacios de La Castellana ha continuado ofreciendo buenas opciones para quienes buscan en el arte y las manifestaciones culturales momentos de relax

Desde muy temprano en las mañanas todo empieza. La taquilla abre su ventanilla con amplio catálogo de opciones para el público. Varios cuadros del pintor barloventeño Onofre Frías, están en la entrada. Un par de músicos pasan con sus instrumentos en la mano y el Centro Cultural BOD ya está dispuesto para quienes quieren despejar su mente con buen arte.

Una señorita se acerca al mostrador. El personal de protocolo la atiende para entregarle sus boletos, y contar cuantas personas van a espectáculo. La mujer con sus lentes de sol puestos pregunta el precio para ir al espectáculo y decide comprarlos al tiempo que exclama: “Así me relajo”.

Aquella dama es de las pocas que ha adquirido entradas ese día jueves de esta semana cuando Contrapunto estuvo en el centro cultural. Pero pese a toda contingencia ahí hay un cronograma para que este mes de abril sea de espectáculos y buenas ofertas artísticas.

De hecho la programación ha continuado. Este jueves la Sala Experimental del BOD ofreció un concierto para celebrar los 15 años de la Siembra de Cuatro fundado por el maestro Cheo Hurtado, quien ha inspirado y guiado a un gran número de alumnos en la innovación y cultivo del instrumento nacional.

Y parte del empeño de continuar siendo una linterna en tiempos de apagones, se le debe a los empleados que trabajan allí con mística y constancia. Allí se dedican, día a día a dejar todo listo para las próximas funciones: acomodan sillas, ordenan y ubican cables, embalan y entre equipos y velan para que todo salga con eficiencia dentro de las salas.

Afuera, en el lobby del centro, otros trabajadores caminan sobre el piso de madera pulido que como un espejo refleja sus labores: desmontan las obras del artista Arturo Quintero para que los espacios expositivos queden preparados y a la espera de las obras de otros creadores.

Sobre todo este espacio color blanco, y colorido, una serie de fotografías donde se pueden ver los rostros de Laura Guevara, Los Pericos, Natalia Lafourcade, las imágenes de los Festivales de Poesía y mucho del teatro, las artes plásticas, la danza, la música que dan cuenta del cuarto de siglo que este centro cultural ha brindando a la ciudad y a los caraqueños.

Y sin desmayar el Centro Cultural BOD da un respiro a quienes buscan lo más vivo y activo de la ciudad. Así este domingo ofrece en su grilla un gran concierto: Suena a Jazz: Gerardo Chacón para que el público disfrute de las armonías de un músico vanguardista capaz de fusionar con gran habilidad su experiencia musical de 30 años.