Estopa: “Nos hace gracia cuando ‘La raja de tu falda’ es motivo de polémica”

El público les sigue respondiendo y, sin haber siquiera publicado el álbum, la venta de entradas de su próxima gira ya ha sido “todo un éxito”

Estopa celebran 20 años de carrera, fieles a su “verdad” musical con un disco, “Fuego”, en el que retornan a las costuras de aquel primer álbum homónimo de 1999 en el cual cantaban a Camarón, al del medio de los Chichos y a la Raja de tu falda. Ellos dicen seguir igual que entonces, pero ¿y la sociedad?

“Nos hace mucha gracia cuando ‘La raja de tu falda’, es motivo de polémica. ¿Que si hoy no podría haber sido editada? Sí, hombre, sí, ¡tan gilipollas no podemos ser!”, exclama David, el mayor de los hermanos Muñoz, en una charla con Efe este miércoles en Madrid.

Frente a las posibles críticas de la corriente que en los últimos tiempos reevalúa la imagen de la mujer en la cultura, esgrimen su defensa: “Se trataba más de mujerizar una prenda que de cosificarlas a ellas. Nos parecía gracioso que un tío se piñara por mirar unas piernas. No hay acoso y no es una canción autobiográfica, es pura ficción”, subraya Jose, el otro Muñoz.

“Pero todos podemos tener fallos y todos somos machistas sin darnos cuenta, sin mala intención. Como cuando sin ser religioso dices: ‘Hasta mañana, si Dios quiere’. Decir que no lo eres es un poco querer tener demasiada razón. Aún así, hay que intentar erradicarlo”, coinciden.

En “Fuego” (Sony Music), su noveno disco de estudio, que se publica este viernes 18 de octubre y que han producido ellos mismos, no hablan de ese asunto peliagudo, pero sí de sentirse “atrapados” y de la necesidad de salir “corriendo”. “Sobre todo cuando tenemos que estar quietos y tranquilos”, apuntan.

En su habitual tono guasón, consideran “el bar” como el mejor lugar para quedar “Atrapado”, como se titula uno de sus nuevos sencillos. Los peores serían “un ascensor y una canción, sobre todo las pajarracadas que se te meten en la cabeza por la mañana”.

¿Y la fama los aprieta? “No podemos más que agradecer a la gente que se acerca a pedirnos una foto o simplemente a saludarnos”, señala David, a lo que su hermano José añade una frase que una vez les dijeron en México y que han convertido en actitud ante la vida: “O te aclimatas o te aclichinas”.

En su última entrega ofrecen un álbum “ecléctico”, que abunda en estilos por los que ya habían transitado: reggae, bossa nova, rock duro, menos duro, “pop sea lo que sea eso…”.

En definitiva “canciones con una visión que puede evocar a las de la primera maqueta o del primer disco, aunque con temas distintos”, precisan tras un disco previo de temas inéditos en el que se internaron “Rumba a lo desconocido” (2015).

“Le debemos mucho a la rumba. Es nuestra querida compañera, la que nos saca de todos los apuros y nos quita las penas. Es nuestra herramienta para componer y la que nos habla cuando vamos en el coche”, señalan con modestia al preguntarles si, tras estos 20 años de estirar sus márgenes, ese género les debe tanto como ellos a él.