La segunda película de Disney ha recaudado 999 millones de dólares y alrededor de 6% del dinero proviene de Japón.

Algunos influencers japoneses afirmaron que Disney les pagó por promocionar la película “Frozen 2”, pero exigió no divulgar que estaban recibiendo dinero por hacerlo. Desde el punto civil esto es ilegal: no remarcar que ha sido pagado para promover algún producto o servicio, aseguró Lorenz Michael Prüs, abogado y e ex empleado del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

“La agencia que nos contrató para esta campaña, nos pidió que no etiquetemos nuestro trabajo como una promoción”, afirmó una de las personas que invitó a sus seguidores a ver la película.

Por otro lado, el comunicado divulgado por la agencia de la productora más grande del mundo en Japón se disculpó y afirmó que el error surgió por una comunicación débil entre ambas partes. Esta acción podrá permitirle llegar a un acuerdo con la
Comisión Federal de Comercio (FTC), señaló Lorenz Michael Prüs.

La TFC es un organismo de Estados Unidos, pero puede ejercer presión sobre la agencia de Disney en Japón, por ser dependiente de Disney Estados Unidos, aseguró Michael Prüs.

A pesar de la disculpa emitida por Disney, la empresa deberá pagar una multa a la Comisión Federal de Comercio (FTC), en caso de que ocurra nuevamente, y frente a una tercera promoción en la que se exija a las personas no divulgar información, porque están siendo pagados para promocionar; la agencia debe ser exonerada de un porcentaje de sus ganancias.

“Lo importante es que los publicitarios puedan divulgar que sí fueron pagados”, aseguró el abogado Prüs.