A un año de la designación de Wes Gordon como director creativo de la firma, el Gobierno Mexicano le exige a la diseñadora de modas una explicación por el uso de diseños originarios

La diseñadora venezolana de modas de fama mundial, Carolina Herrera, lanzó su más reciente colección: Resort 2020, en homenaje a la cultura mexicana y latinoamericana. Sin embargo, a horas del exitoso lanzamiento, la modista fue acusada de apropiación cultural, reseñaron medios mexicanos.

La acusación la hizo la Secretaría de Cultura de México a través de un comunicado enviado a la diseñadora en el que le exigen una aclaratoria por las prendas en las que se incorporaron diseños y elementos identitarios de los pueblos originarios de la nación azteca.

La comunicación señala que los bordados florales y animales en colores brillantes que forman parte de algunas de las prendas de la colección son una apropiación cultural de los bordados hidalguenses, también denominados tenangos, entre otros diseños “plagiados” de otras regiones a los que no se les otorga ningún tipo de reconocimiento.

Esta polémica llega a un año de haberse designado a Wes Gordon como director creativo de la casa de modas, quien estuvo detrás de la polémica propuesta.