En una nueva entrevista con The Real Music Observer, el legendario guitarrista Eric Clapton se ha sincerado sobre su polémica posición contra las vacunas de la COVID-19, así como sobre sus distintas colaboraciones musicales con Van Morrison, con quien ha publicado varios temas como “This Has Gotta Stop” o “Stand and Deliver”, muy críticos con las medidas de prevención de la pandemia y las campañas de vacunación.

El músico, que se ha negado a tocar en locales que requieran el certificado COVID, ha hablado, también, sobre la avalancha de críticas que ha caído sobre él a raíz de su posición y sobre su miedo “a no volver a tocar” después de recibir la vacuna de AstraZeneca.

“Me siento bastante bien. Creo que han pasado unos nueve meses desde que enfermé de aquello”, dice, aparentemente, en referencia a la vacuna. “Durante un par de meses, no pensé que se me fuera a pasar o si me iba a poner peor. No podía tocar, no podía tocar bien, y no estaba seguro… Tenía mucho trabajo que hacer y o me ponía en forma o iba a tener que cancelarlo. Ya había perdido dos años de trabajo. Fui a Estados Unidos y fue como una prueba. Esto pasó en septiembre del año pasado. Me esforcé para ver si me había recuperado lo suficiente como para poder tocar con los chicos y seguirles el ritmo. Lo pasé genial. Aún me pasan algunas cosas, sobre todo con los cambios de tiempo o cuando me estreso a veces. Pero, en general, creo que estoy como antes, gracias a dios, de meterme en eso”.

Sobre su polémica colaboración con Van Morrison, Clapton ha dicho lo siguiente: “Mi carrera casi se había terminado de todas formas. En el momento en el que hablé, habían pasado 18 meses desde que me habían forzado a retirarme. Uní fuerzas con Van. Me dijeron que él estaba plantando cara y pensé: ‘¿Quién más está haciendo esto?’. Nos conocemos desde hace muchos años, cuando éramos críos, así que le contacté”, prosigue Clapton.

“Le dije: ‘¿Qué piensas? ¿Qué está pasando?’. Y me dice: ‘Solo me estoy quejando, en realidad, Pero parece que ya no podemos ni hacer eso. Nadie más lo está haciendo’. Yo le dije: ‘Tienes que estar de broma, ¿nadie más?. ‘Nadie más’. Así que le contesté: ‘Yo estoy contigo. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar? ¿Tienes alguna canción?. Y, por supuesto, era una pregunta tonta, porque Van compone dos canciones al día o algo así. Y me mandó ‘Stand And Deliver’ que él ya… No sabía que ya la había grabado. Así que pensé: ‘Oh tío, estoy escuchando una canción inédita de Van Morrison’. No me lo podía creer. Y fue durante ese proceso de hablar sobre eso con otro músico, de emocionarme y compartir las noticias, cuando me di cuenta de que nadie quería escucharlo”.

“Eso me desconcertó, porque parecía que era el único que pensaba que era emocionante o incluso apropiado dado lo que estaba sucediendo. Eso me motivó aún más. Soy un poco como él, estoy hecho de la pasta de la gente a la que no le puedes decir lo que no puede hacer. Quiero saber, de verdad, por qué no puedo hacerlo. Y parecía que había construido un muro a mi alrededor. Pero pensé: ‘Voy a hacerlo’. Pero hice concesiones: quité líneas o cambié un poco algunas letras sólo para apaciguar a gente a la que realmente no quería herir o asustar. Y no hace falta decir que mi familia y mis amigos se asustaron, y creo que se asustaron por mí”.

Clapton no se queda ahí: “Pensé: ‘¿Qué está pasando?’ No me ha llegado el memorándum. Fuera lo que fuera, no me había llegado. Entonces me di cuenta de que, realmente, había uno. Un tipo, el profesor Mattias Desmet, había hablado sobre ello. Y es genial: la teoría de la hipnosis de formación masiva”, dice el músico, afirmando que las campañas de vacunación contra la COVID-19, entre otras recomendaciones y afirmaciones científicas sobre la pandemia, son un intento de hipnotizar a las masas para que sigan estos mensajes contra su voluntad.

“Entonces lo vi, una vez empecé a mirar, estaba por todas partes. Me acordé de cosas pequeñas como que en YouTube hay publicidad subliminal y ha pasado durante mucho tiempo, con todo eso de ‘no tendrás nada y serás feliz’. Y pensé: ‘¿Qué significa esto? Poco a poco, empecé a unir las piezas del rompecabezas. Y eso me hizo sentirme aún más decidido. De ver eso, pasé a observar las noticias que se ofrecían en el Reino Unido. Aquí tenemos la BBC, que solía ser imparcial en los conflictos del mundo. De repente, solo lanzaba mensajes sobre seguir órdenes y la obediencia. Estaba instigando algo que había estado oculto. Yo solo estaba tocando conciertos hasta el confinamiento sin estar involucrado a nivel social de ninguna forma. Tengo una herramienta, tengo una voz, y puedo usarla. Así que me puse manos a la obra y empecé a componer”.

Información de Rockfm