El arte de las rosas que ha desarrollado por medio de su marca Lovely Roses, no solo la ha hecho merecedora de un sitial privilegiado en el mundo de los artistas, sino que también la ha consolidado como una de las floristas más capacitadas y profesionales

Demi Lovato, Luis Fonsi, Anuel, Karol G, Camila Cabello y Thalía, son algunos de los nombres que han confiado en el arte de las rosas de Erika Mejía, una florista hondureña que con su marca Lovely Roses, no solo ha logrado conquistar el sueño americano, sino que también se abre paso a ser un icono social en Miami, por su emporio de las flores de lujo.

Erika Mejía ha logrado consolidar su marca Lovely Roses, como una de las más importantes de Miami, sin embargo, no todo es color de rosas; al llegar a Estados Unidos labrar su camino tuvo altos y bajos, aciertos y desaciertos, que como a toda inmigrante la hicieron ganar experiencia laboral en distintas áreas que fueron pilares fundamentales para su formación como empresaria, a lo Mejía destaca: “Llegue a Estados Unidos con $200 y una pequeña maleta, con mi corazón lleno de sueños, esperanza y muchas ganas de trabajar, desde el principio siempre me propuse ser mi propia jefa y vaya que fue difícil lograrlo, pero acá estoy dispuesta a motivar a otros con mi ejemplo de perseverancia, constancia y trabajo duro”.

Flores de lujo

El arte de las rosas que ha desarrollado Erika Mejía por medio de su marca Lovely Roses, no solo la ha hecho merecedora de un sitial privilegiado en el mundo de los artistas, sino que también la ha consolidado como una de las floristas más capacitadas y profesionales.Es reconocida por sus productos de calidad y su famosa técnica de preservación de rosas con larga duración, las mismas pueden durar más de tres años conservadas con un aspecto impecable, como desde el primer día garantizando al consumidor un producto de calidad y de lujo.

Mejía es catalogada de manera constante, como la reina de las rosas y es que la pulcritud de sus diseños van de la mano con su imagen personal y su manera de expresarse; sus redes sociales son al igual que sus flores una obra de arte en pleno apogeo que motiva e incentiva a miles de jóvenes a luchar por sus sueños y a desarrollar sus ideas, Erika Mejía afirma: “quiero que las personas que me sigan tengan mente millonaria y no me refiero solo al dinero, yo quiero que las personas sean millonarias en salud, en sueños, en trabajo, en perseverancia, en disciplina y constancia, a medida que entendemos que la mente millonaria radica en alinear nuestra alma, sentimientos y espíritu en concordancia con la consolidación de una meta muy clara los resultados que nos dirigen a nuestra meta serán positivos y el camino tomado será el correcto”.

La Reina de las Rosas

Parte de la clave para la construcción del emporio Lovely Roses ha sido el aprendizaje
constante de Erika Mejía, una mujer con visión de futuro que pese a su gran éxito en
Estados Unidos ya ve la expansión de su empresa de las flores como una realidad.

Mejía destaca que, Lovely Roses es una experiencia que quiere hacer llegar a Latinoamérica, Centro América y a Europa en primera instancia, afirmando que trabaja cada día para hacer de esta meta una realidad en los años venideros, Mejía: “el éxito de Lovely Roses en Estados Unidos me ha hecho reafirmar la importancia de perseverar y trabajar por los sueños, cada día con mi trabajo me demuestro que las oportunidades están allí afuera, solo hay que buscarlas y conquistarlas, Lovely Roses es una muestra de eso y quiero que siga siendo ejemplo para todos los latinos que quieren labrarse un mejor futuro en el mundo, a ustedes les digo, sigan adelante con fuerza, busquen su propósito dentro de esa rosa que palpita en nuestro cuerpo llamada corazón, su fe y su trabajo los llevarán tan lejos como quieran llegar”. Erika Mejía, a su paso no solo labra un legado, a su paso dio vida al emporio de las flores que conquista a los artistas, al mundo y motiva a los latinos.