En sus vídeos publica bailes, piezas con sus mascotas o virales donde imita las poses de los hombres que han abusado de ella

Mia Khalifa ha dado un giro indiscutible a su vida profesional. La actriz era una de las reinas del cine para adultos desde sus inicios en 2014 ,logrando un rotundo éxito del cual aún quedan algunos recuerdos que la libanesa ha querido borrar de manera progresiva.

En su versión de los hechos acerca de su carrera, la idea de Khalifa nunca fue dedicarse a protagonizar escenas para adultos en el cine pero, según confesó ella misma, la manipularon para entrar en el porno. La exestrella porno contó hace un tiempo en una entrevista en la BBC que supuestamente había sido víctima de engaño para empezar en el cine para adultos.

Un chico la paró por la calle para interesarse por ella: “Eres hermosa, ¿te gustaría modelar un poco? Tienes un gran cuerpo y creo que serías genial para modelar”, así pasó todo, según señaló.

Pasados los años, Miaasegura no haber tenido las herramientas para identificar que se estaban aprovechando de ella. “Realmente no me veo como una víctima. No me gusta esa palabra. Tomé mis propias decisiones, a pesar de que fueron terribles”, afirmó.

Ahora, Mia Khalifa ha querido dejar todo atrás y se ha convertido en una ‘influencer’. La libanesa se abrió una cuenta de TikTok durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus y ha arrasado entre la Generación Z.

Hasta los momentos, Mia Khalifa cuenta con 15 millones de seguidores. En una declaraciones a ‘Dazed’, asegura: “No todo el mundo se acordará siempre de mí como una estrella del porno, ahora algunos me conocerán de verdad”.

Khalifa inició una campaña llamada #JusticeForMia, que consiguió que más 60 millones de fans solicitaran la eliminación de sus vídeos porno de la red, aunque realmente es una operación demasiado complicada.