Franelas, carteras, cuadernos y bisutería son solo una pequeña muestra de los objetos especiales que se consiguen, solo por dos fines de semana, en la sede de la institución cultural en Colinas de Los Caobos

Después de dos años de pandemia y de una tempestad de hiperinflación, emergencia humanitaria y hasta apagones, la Feria Navideña del Ateneo de Caracas regresó este año, completamente presencial, y con su especial oferta de regalos.

Más de 20 stands ofrecen objetos que difícilmente se encontrarán en otro lugar: pulseras, sortijas, zarcillos de perlas, collares hechos con cierres, pañuelos de seda, cuadernos forrados, marcalibros. También, franelas con el rostro de José Gregorio Hernández, Simón Díaz o Britney Spears. No faltan las carteras hechas a mano, plantas, bombones de chocolate (en varias presentaciones) e inciensos.

Los precios varían en función del esfuerzo que suma cada pieza. Hay zarcillos de 35 dólares, agendas de 15 dólares y franelas de 15 dólares, pero también, cuadernos elaborados con tapa de madera que superan -y, sin duda, los valen- los 30 dólares.

La feria abrió al público este sábado 11 de diciembre. Está en pleno funcionamiento este domingo 12 de diciembre y también el próximo fin de semana: 18 y 19 de diciembre. Hay estacionamiento gratuito y no se cobra la entrada.

La Feria Navideña del Ateneo de Caracas siempre ha sido una referencia en Caracas, especialmente durante sus años en Bellas Artes. La institución cultural, despojada de su sede por el chavismo, recupera ahora su público en su nueva ubicación: Colinas de Los Caobos, en la vía hacia el canal Venevisión.