“El matrimonio para nosotros no puede ser una prisión. Y no sugiero nuestro camino a nadie”, afirmó

Will Smith ha aclarado, una vez más, los antiguos rumores de que él y su esposa, Jada Pinkett Smith, tienen un matrimonio abierto. En el reportaje que le ha hecho la revista GQ en noviembre, el actor conocido por su papel en El príncipe de Bel-Air ha admitido que su relación con su mujer al principio era más monógama, pero que ahora ha acabado evolucionando.

El actor reconoció que con su esposa ya no tiene un vínculo monógamo y que ambos han tenido sexo con otras personas: “El matrimonio para nosotros no puede ser una prisión. Y no sugiero nuestro camino a nadie. Pero las experiencias de las libertades que nos hemos dado y el apoyo incondicional, para mí, es la definición más alta del amor”.

Con información de Infobae y La Vanguardia