El actor estadounidense que superó la enfermedad, ha cedido muestras para la investigación

Tom Hanks y su esposa, Rita Wilson, se han recuperado del coronavirus tras dar positivo por el COVID-19 hace más de un mes, cuando se encontraban en Australia, para participar en las labores de producción de la próxima cinta biográfica sobre Elvis Presley, que dirigirá Baz Luhrmann, en la que Tom Hanks actuará como el representante del ídolo musical.

Además de la buena noticia de su recuperación y estando ya en su residencia de Los Ángeles, Hanks y Wilson han ofrecido su sangre para ayudar a desarrollar una vacuna contra el coronavirus. El actor y su mujer se han ofrecido como voluntarios para donar su sangre y el plasma para la investigación de coronavirus.

En una entrevista de radio a la cadena NPR, Hanks explicó cómo superaron la enfermedad. “Hemos tenido todos los síntomas típicos de una gripe. Mi esposa se encontraba algo peor que yo. Tuvo fiebre muy alta. Estuvimos aislados para no contagiar a nadie”.

“Bueno, gran parte de la cuestión es qué va a pasar ahora, ¿Qué hacemos ahora? ¿Hay algo que podamos hacer? Y, de hecho, acabamos de averiguar que somos portadores de anticuerpos”, prosiguió el actor.

También dijo que tenía un nombre para la vacuna: “No sólo se han puesto en contacto con nosotros, es que les hemos dicho: ¿Quieren nuestra sangre? ¿Podemos dar plasma?. Y, de hecho, lo vamos a dar a sitios donde esperamos que puedan trabajar en la Hank-cuna”, dijo haciendo un juego de palabras con su apellido y con el término vacuna.”No voy a ponerle un copyright ni a quedarme con el monopolio, ni llevarla a la oficina de patentes”, bromeó Hanks.