El juicio por la filiación de los cuatro hijos nacidos durante la relación de Bosé y Palau, dos pares de mellizos fruto de la gestación subrogada, dos con los genes y apellidos de un padre y dos con los del otro, fue desestimada por un juzgado de Madrid, quien considera que el actual “sistema jurídico no permite efectuar formalmente la declaración de filiación solicitada”

El cantante español Miguel Bosé ganó el juicio por la filiación de los cuatro hijos nacidos durante su relación con el escultor Nacho Palau, que quería que todos ellos fueran considerados hermanos legalmente

Un juzgado de Madrid desestimó la pretensión de Palau, quien va a recurrir la sentencia, informó este sábado el despacho de abogados que lo representa.

El pasado día 19 de octubre empezó el juicio por la filiación de los cuatro hijos nacidos durante la relación de Bosé y Palau, dos pares de mellizos fruto de la gestación subrogada, dos con los genes y apellidos de un padre y dos con los del otro, pero criados como hermanos hasta la separación.

La sentencia desestima que los cuatro niños sean tratados como hermanos legalmente, pero acepta el establecimiento de un régimen de visitas de los hijos de ambos entre sí y para con su padres respectivos, señala el comunicado del despacho de abogados Ortolá Dinnbier.

A pesar de que el fallo considera que queda probado el propósito compartido de ambos padres de tener hijos para fundar una única familia, “entiende que nuestro actual sistema jurídico no permite efectuar formalmente la declaración de filiación solicitada”.