La organización plantea que la OFAC evalúe “la posibilidad de excluir a DirecTV del cumplimiento de las restricciones derivadas de la relación indirecta con Raúl Gorrín y PDVSA”

La salida de Directv deja a 13 millones de personas con menos opciones de información y entretenimiento, advierte la organización Espacio Público. Pero no se queda solo en el diagnóstico o las críticas al gobierno de Nicolás Maduro: También propone una salida para que la empresa regrese:

“Que la OFAC tome medidas excepcionales para evitar afectar el derecho humano a la libertad de expresión e información, esto implica la posibilidad de excluir a DirecTV del cumplimiento de las restricciones derivadas de la relación indirecta con Raúl Gorrín y PDVSA”.

Espacio Público, igualmente reclama que “el Estado venezolano cese las políticas restrictivas y permita que todos los canales informativos en español excluidos puedan regresar a la oferta de los servicios de difusión por suscripción”.

En su análisis señala que el “cese de las emisiones de DirecTV tiene un importante impacto negativo en un ecosistema de medios debilitado. Según datos oficiales, este servicio de televisión por suscripción representaba el 45,32% del mercado, con 1.993.789 suscriptores en todo el territorio nacional, por lo que alrededor de 13 millones de personas quedan con menos opciones para la información y el entretenimiento”.

Los servicios de Directv, asegura, “tienen una mayor importancia relativa en los sectores populares urbanos con menor poder adquisitivo y en pequeñas ciudades. Es un servicio que no requiere una infraestructura de cableado o el uso de internet para acceder al servicio”.