La ex porn star sigue intentando borrar el pasado que la hizo conocerse a nivel mundial y del que no salió precisamente con las manos vacías

Mia Khalifa, de 28 años, fue una actriz porno en 2014, que se hizo mundialmente famosa por una escena en la que realiza actos sexuales usando el hiyab, un velo que usan las mujeres musulmanas para cubrir su cabeza. Sin embargo, en varias oportunidades ha dejado en claro que no es un tema del que se enorgullezca y se ha encargado de denunciar que la industria pornográfica: “se aprovecha de las mujeres jóvenes e inexpertas”, como aseguraba era ella en aquel entonces. 

Aunque su paso por las plataformas de contenido para adultos fue corto, según la BBC, logró convertirse en una de las estrellas porno más vistas de todos los tiempos. De hecho, estos últimos años ha luchado por conseguir que los sitios web borren sus imágenes y dejen de lucrarse con ellas, reseñó El Tiempo.

En 2019, Khalifa en diálogo con Megan Abbott confesó que durante el corto periodo que trabajó como actriz porno ganó 12.000 dólares, pero nunca más volvió a ver un solo peso por el uso de su imagen. Algo que también dejó en claro a través de su Twitter. 

“La gente cree que estoy acumulando millones con la pornografía. Totalmente falso. Hice un TOTAL de alrededor de 12,000 USD en la industria y nunca volví a ver un centavo después de eso. La dificultad para encontrar un trabajo normal después de dejar la pornografía fue aterradora”, escribió.

Con información de El Tiempo