De los 46 mil koalas que habitaban Australia, se cree que quedarían unos 9 mil, señaló el jefe del equipo veterinario, Steven Selwood

Decenas de koalas heridos en los incendios que devastan el sureste de Australia, llegan a diario al improvisado hospital de animales, en el parque natural de la isla Canguro, en el sur del país, muchos de ellos aferrados al cuello de sus cuidadores.

Todo ellos han padecido los fuegos forestales que han devastado este refugio de vida salvaje, frente a las costas del estado de Australia del Sur. Muchos de estos marsupiales requieren tratamiento tan urgente que los veterinarios y cuidadores ni siquiera tienen tiempo para darles nombres, y simplemente se refieren a ellos con números.

Steven Selwood, jefe del equipo veterinario de emergencia del estado de Australia del Sur, afirma que se cree que había unos 46.000 koalas en la isla antes de que se declararan los fuegos de este año.

Ahora quedarían unos 9.000, según Selwood, que considera “devastadora” la pérdida de marsupiales.

La ministra australiana de Medio Ambiente, Sussan Ley, afirmó que la población de koalas en el país ha sufrido un “extraordinario golpe” debido a los incendios forestales que asolan el país desde hace meses, y sugirió que podrían ser considerados por primera vez como especie “en peligro”.