Berlín afirma que los cortes son un castigo de Rusia por las sanciones y que Vladimir Putin tiene el gas, pero que Alemania tiene el poder

El ministro alemán de Economía, Robert Habeck, afirmó este lunes que “Rusia está rompiendo contratos y culpando a otros”, mientras que “Putin está jugando un juego engañoso”, en el margen de la reducción a la mitad del suministro de gas actual a través del gasoducto Nord Stream 1, por parte de Gazprom.

La empresa gasista rusa informó que, a partir de este miércoles, reducirá a la mitad el suministro actual a través del gasoducto Nord Stream 1, aludiendo a la revisión de una nueva turbina, como ya pasó hace semanas.

El gasoducto actualmente opera a un 40% de su capacidad, con lo que a partir de este miércoles se reducirá a un 20%, lo que supone unos 33 millones de metros cúbicos de gas por día, reporta DW.

Por su parte, Berlín argumenta que los cortes son simplemente un castigo de Rusia por las sanciones.

“Intenta debilitar el gran apoyo a Ucrania y abrir una brecha en nuestra sociedad. Para ello, agita la incertidumbre y hace subir los precios. Estamos contrarrestando esto con unidad y acción enfocada. Estamos tomando precauciones para pasar el invierno”, Lamentó Habeck.

La Unión Europea en su conjunto, y Alemania en particular, dependen en gran medida del gas ruso. Y aunque se están moviendo rápidamente para encontrar alternativas, la energía sigue siendo un área de vulnerabilidad.