El ministro de Finanzas de Alemania, el liberal Christian Lindner, se manifestó este domingo a favor de interrumpir el uso de gas natural para la generación de electricidad para evitar posibles problemas de suministro en el país.

En una entrevista con el tabloide “Bild”, indicó que su compañero de gabinete, el verde Robert Habeck, tendría como ministro de Economía y Energía la potestad para adoptar las correspondientes disposiciones.

“Tenemos que trabajar para evitar que a la crisis del gas se le sume una crisis de electricidad”, afirmó el ministro liberal, que abogó por utilizar otras formas para generar corriente.

“Hay muchos argumentos a favor para no desconectar las centrales nucleares, seguras y respetuosas con el medio ambiente”, aseguró el jefe del Partido Libre Democrático (FDP).

Mientras que los liberales, al igual que la oposición conservadora, están a favor de alargar el ciclo de vida de los tres reactores todavía en activo en Alemania que está previsto desconectar a finales de este año, sus socios de Gobierno están divididos.

El canciller, el socialdemócrata Olaf Scholz, no se ha pronunciado de forma rotunda sobre la cuestión y defiende esperar a los resultados de los test de estrés del sistema eléctrico que se están realizando en estos momentos.

También los titulares de Economía y de Medio Ambiente, los verdes Robert Habeck y Steffi Lemke, están abiertos a alargar la vida de los reactores durante un corto periodo de tiempo en un escenario de emergencia energética, aunque al mismo tiempo se han mostrado escépticos con respecto a la utilidad de la medida.

Sin embargo, tanto en el Partido Socialdemócrata como entre los Verdes se han alzado muchas voces que rechazan tajantemente esta posibilidad, y en particular en la formación ecologista una decisión así contaría con la oposición de las bases.

Según datos recientes de la Oficina Federal de Estadística (Destatis), un 15,2 % de la electricidad producida en Alemania en 2021 se generó a través de gas, mientras que las centrales nucleares fueron responsables del 11,8 % de la corriente, reseñó EFE.