Los perros envejecen más rápidamente al principio de su vida, y a medida que crecen lo hacen más lentamente

Un estudio publicado el pasado 2 de julio, en la revista Cell Systems, afirma que los perros tienen mucha más edad de lo que se pensaba hasta ahora. En la investigación los científicos crearon una fórmula más precisa para calcular la edad de un perro, en función de los cambios químicos en el ADN a medida que los organismos envejecen.

Los perros comparten el mismo ambiente que sus propietarios y reciben casi el mismo nivel de atención médica que los humanos, lo que brinda una oportunidad única para que los científicos entiendan el envejecimiento en todas las especies.

Al igual que los humanos, los perros siguen trayectorias de desarrollo similares que los llevan a envejecer y se vuelven más susceptibles a las enfermedades relacionadas con la edad, con el tiempo. Sin embargo, la forma en que envejecen a nivel molecular es más compleja, indicaron los investigadores.

“En términos de cómo fisiológicamente maduro es un perro de 1 año, un perro de 9 meses puede tener cachorros. De inmediato, sabes que si haces los cálculos, un año de vida de un perro equivale a algo más de 7 en humanos” —como comúnmente se creía—, señaló Trey Ideker, autor del estudio. “Lo sorprendente es exactamente cuántos años tiene ese perro de un año: es como un humano de 30”, afirmó.

El ADN humano y del perro, que codifica quiénes somos, no cambia mucho a lo largo de la vida, pero las marcas químicas en el ADN, llamadas marcas de metilación, sí. Ideker considera estas marcas como arrugas en el genoma. “Tiendo a pensar que es como cuando miras la cara de alguien y adivinas su edad en función de sus arrugas, cabello gris y otras características”, agregó el científico que asegura que, “estas son características similares en el nivel molecular”.

Los investigadores estudiaron 104 labradores retrievers, desde cachorros de pocas semanas hasta perros de 16 años con la ayuda de dos expertos caninos, Danika Bannasch de la Universidad de California, Davis, y Elaine Ostrander del Instituto Nacionales de Salud de los Estados Unidos. Así, los expertos compararon los cambios en el patrón de metilación del ADN con los humanos.

La comparación reveló una nueva fórmula que se adapta mejor a las etapas de la vida canina-humana: edad humana = 16 ln (edad del perro) + 31. Según la nueva función, un perro de 8 semanas tiene aproximadamente la edad de 9 meses humanos, es decir, la etapa infantil donde los cachorros y los bebés desarrollan dientes.