Aquellos humanos que en vida no trataron bien a los animales no pasaban al reino de los muertos.

El tan conocido día de los muertos es una tradición de origen prehispánica, en donde se creía que cuando las personas morían eran guiadas por la dama de la muerte, la diosa Mictecacíhuatl, conocida como Catrina.

Esta diosa vive en el Mictl√°n, lugar que habitan las personas que fallecieron por causas naturales, pero tambi√©n se conoce como el reino de los muertos o el inframundo.

La leyenda cuenta que para llegar a este espacio las almas se enfrentan a diferentes obst√°culos, pues en el camino deben atravesar 9 inframundos.

Los humanos cruzaban este camino con ayuda de los perros, especialmente los de raza Xoloitzcuintle, ya que ellos representan al dios Xótol de la mitología tolteca.

Debido a esto, enterraban a  los perros junto a los difuntos para que acompa√Īara el esp√≠ritu hasta que estuviera en frente de Mictrantecuhtli, el se√Īor de la tierra de los muertos.

Seg√ļn la leyenda, los perros deb√≠an cargar a las personas sobre su lomo al atravesar la primera etapa del camino, el r√≠o Apanoyan, y, si las personas no trataron bien a los animales en vida, corr√≠an el riesgo de no poder cruzar el r√≠o y quedar atrapadas en ese lugar.

Tambi√©n se cree que ellos vienen del Mictl√°n en ese d√≠a para visitar a los que fueron sus due√Īos mientras habitaban este mundo.