Alberto Tejeda Perea, académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ), dijo que según pruebas científicas, el contacto físico de una persona con un animal de compañía incide, en ambos, en la producción de endorfinas, potentes analgésicos, estimulan los centros de placer y contribuyen a eliminar el estrés.

Un especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguró que los animales de compañía pueden ayudar a enfrentar mejor un trastorno mental como la depresión.

Hugo Sánchez Castillo, académico de la Facultad de Psicología de la UNAM, expresó que el contacto físico con los animales de compañía incide en la producción de endorfinas, las cuales actúan como potentes analgésicos.

Explicó que tener un animal de compañía ayuda a los adultos mayores a incorporar mejores esquemas de movimiento.

Aclaró que si una persona padece depresión, aunque un perro puede ayudarla a superarla, es indispensable que haya un fuerte vínculo entre ambos, ya que de lo contrario, es poco probable que el animal contribuya.

El experto aclaró que un individuo con depresión, está limitado para experimentar placer (anhedonia) e interactuar con la gente, por lo que se retrae en sí mismo, siendo víctima de una sensación de soledad y aislamiento, de sentimientos de culpa y pensamientos circulantes o repetitivos, “entonces los animales de compañía pueden brindar una sensación de acompañamiento“.

Asimismo, indicó que que otros animales como los peces pueden inducir a un estado de relajación. “Observarlos con atención puede estimular la producción de endorfinas y causar un efecto calmante, en especial en adultos mayores y gente en situación de soledad”.