La microinfusión permite introducir en la piel vitaminas, aminoácidos, minerales y botox

La estética tiene en el oro un importante aliado, que se utiliza para refrescar el rostro, el cuello y las manos. No se trata de bañar la piel en el metal precioso, sino de utilizar agujas bañadas en él para introducir los elementos necesarios.

La microinfusión es un tratamiento que se realiza a través de un dispositivo especial compuesto por un contenedor y 12 microagujas bañadas en oro de 18 quilates, el cual permite introducir en la piel vitaminas, aminoácidos, minerales y botox.

“Las fórmulas utilizadas en la microinfusión se calculan de forma personalizada de acuerdo a las necesidades de cada paciente. Puede ser aplicada en el rostro, contorno de ojos, cuello, escote y manos”, explica Nathaly Gerbino, cosmiatra de Medilight Center (@medilightcenter).

La microinfusión emplea elementos como: zinc, que regenera la piel y favorece la síntesis de colágeno; silicio, que favorece la formación de nuevos tejidos y mantiene la piel sana y flexible; vitamina C, que combate los radicales libres;

Esta técnica es ideal, tal como lo detalló Gerbino, para: Disminuir el tamaño de los poros, lograr un efecto de lifting facial, aportar luminosidad, controlar el exceso de grasa.

“Siempre que se apliquen estas técnicas la piel debe estar sana y limpia, es decir no debe ser aplicado a personas con heridas abiertas, personas con cáncer activo, inmunosuprimidas o con alergia a los componentes utilizados en este tratamiento”, afirma Gerbino.