Hay una etiqueta básica en las redes sociales, remarca el abogado.
Aunque su campaña no tiene nombre, el lema de Aristimuño es: “Cumple tus deberes como ciudadano para que puedas exigir tus derechos”

Tampoco es que Guillermo Aristimuño es un ciudadano ejemplar, y lo confiesa con alguna risita. Puede “comerse” una luz roja o pararse en un rayado. Pero su prédica es para que estas cosas cada vez ocurran menos. Abogado y activista ciudadano, Aristimuño comenzó una campaña -el pasado 7 de diciembre,- para promover la ciudadanía en las calles, pero también, en las redes sociales.

Es una campaña “para crear conciencia de valores ciudadanos. Tiene que ver con nuestro comportamiento en el día a día como ciudadanos de un colectivo”, señala en entrevista con contrapunto.com.

Aristimuño -inspirado en Renny Ottolina, Martha Rodríguez Miranda, el Metro de Caracas, el cambio que le imprimió Irene Sáez a Chacao y sus experiencias en otros países- comenzó a trabajar la idea hace un año, y la pandem¡a le prodigó el tiempo necesario para organizar las ideas. “Me di cuenta de que el mal comportamiento lo llevamos a las redes sociales”, subraya.

La campaña de ciudadanía presencial tiene una arista ecológica (“no ensucies la playa, no malgastes el agua”), otra social (“no dejes hijos regados”) y no falta la peatonal.

Pero un hombre activo en las redes sociales no podía dejar de lado la etiqueta en redes sociales, o netiqueta. Por ejemplo: “Que en vez de corregir un error en privado te lo digan públicamente. Pasar cadenas es una falta de respeto, porque consune tiempo, megas y capacidad en el teléfono. Agrego el incluir a personas en grupos de Whatsapp sin consentimiento, uso abusivo de abreviaturas, replicar información sin saber si es falsa o no. Todo esto es ciudadanía digital”.

Aunque la campaña no tiene nombre, el lema de Aristimuño es: “Cumple tus deberes como ciudadano para que puedas exigir tus derechos”.

El de los deberes es un tema que le inquieta. “Desde joven he visto muchas cosas. Todas las campañas de los políticos empiezan por los derechos: derecho a tu casa, al agua, pero nadie se ha afincado en los deberes, porque el deber no genera votos. Nos convertimos en un país de derechos, peor no de deberes, y así no se funciona. Quiero hacer énfasis en los deberes como ciudadano, porque al no cumplir un deber le trastocas un derecho a una persona. Trastocar los deberes afecta a otro”.

En sus redes sociales (aristimunoyasociados) difunde las piezas de la campaña (cinco de ciudadanía digital y al menos 40 de la ciudadanía presencial). “La idea es difundir uno por semana”, asevera. “Hay que machacar el mensaje para que tengamos un mejor país para nosotros mismos”.

Los jóvenes “no tienen un referente” y “estoy convencido de que vivimos muchos años echándoles la culpa a los adecos, a los copeyanos, a la izquierda, a la derecha, y nunca vemos hacia adentro, como ciudadanos”. Independientemente de que el Estado tenga que ver “quiero sacar al Estado, porque tenemos 80 años echándoles la culpa a todos y el problema es de nosotros”.

-¿Con qué se sentiría satisfecho?

-Me sentiría satisfecho con una ciudad más armónica, con un país más armónico.