La red social asegura que esta política de esconder los ‘likes’ se encuentra en periodo de prueba, aunque no ha precisado cuánto se prologará

La red social Instagram retiró el pasado jueves los likes (Me gustas) de sus plataformas en Australia y Brasil, como una prueba para reducir la presión sobre sus usuarios, cuya salud mental puede verse afectada por las redes sociales.

Los usuarios en seis países de la empresa, propiedad del gigante Facebook, ya no podrán ver el número de “likes” que reciben de otras personas.

“Queremos que Instagram sea un lugar de expresión personal donde la gente se sienta cómoda” indicó en un comunicado la directora de Facebook Australia y Nueva Zelanda, Mia Garlick.

“Esperamos que esta decisión quite presión sobre el hecho de cuántos ‘likes’ se van a recibir, para que la gente se concentre en compartir las cosas que quiere”.

Australia, Italia, Irlanda, Japón, Brasil y Nueva Zelanda son los países donde se va a probar esta nueva política, que ya se ha empezado a probar en Canadá desde mayo.

Instagram asegura que esta política de esconder los ‘likes’ se encuentra en prueba, aunque no ha precisado cuánto se prologará.

Instagram, que tiene más de 1.000 millones de usuarios en todo el mundo, es una plataforma en la que se cuelgan imágenes y videos que los demás utilizadores pueden comentar o calificar con un “me gusta”.

Pero en los países donde se lleva a cabo esta prueba, los ‘likes’ no serán visibles en las perfiles de los usuarios de Instagram. Para que éstos puedan ver cuántos me gustas han generado necesitarán acudir y cliquear en otra página.

Las redes sociales han sido objeto de advertencias sobre el impacto que pueden tener sobre sus usuarios. Algunos estudios sugieren que Instagram puede afectar negativamente la salud mental de sus jóvenes usuarios.