Francia se suma a Estados Unidos, China y Rusia que están comprometidas desde hace varios años en una carrera por el dominio del espacio y la creación de nuevas de defensas más allá de la órbita del planeta

El presidente francés Emmanuel Macron anunció el sábado la creación de un comando militar dedicado al espacio, convertido en campo de confrontación entre países.

Macron aseguró que este nuevo ejercito serviría para asegurar el desarrollo y el fortalecimiento de las capacidades espaciales del país europeo, y que sería creado el próximo septiembre.

Al calificar al espacio cómo “verdadero reto de seguridad nacional, por los conflictos que suscita”, el jefe de Estado sugirió el año pasado que deseaba dotar a Francia de “una estrategia espacial de defensa”.


La Ley de programación militar francesa (LPM) 2019-2025 prevé que para realizar este proyecto es necesario un presupuesto de 3.600 millones de euros.

El presupuesto servirá para financiar la renovación de los satélites franceses de observación CSO y de comunicacón (Syracuse), el lanzamiento en órbita de tres satélites de escucha electromagnética (CERES) y para modernizar el radar de vigilancia espacial.

“Reforzaremos nuestro conocimiento de la situación espacial, protegeremos mejor nuestros satélites, inclusive de manera activa”, señaló el jefe de Estado, y puntualizó que “serán decididas nuevas inversiones indispensables”.

Espionaje, interferencia, ataques cibernéticos, armas antisatelitales. El espacio, indispensable para las operaciones militares, se convirtió en un campo de confrontación entre naciones, colocando a Francia ante el desafío de vigorizar sus capacidades en un terreno altamente estratégico y cada vez más militarizado.

Las más grandes potencias espaciales mundiales como Estados Unidos, China y Rusia están comprometidas desde hace varios años en una carrera por el dominio del espacio.

En Estados Unidos, el Pentágono anunció su intención de crear la Fuerza espacial (Space Force) deseada por el presidente Donald Trump, bajo reserva de la aprobación del Congreso.

Esta fuerza espacial será del mismo rango que los otros cuerpos de las fuerzas armadas estadounidenses, pero seguirá al interior de la Fuerza aérea y reunirá a todo el personal militar y civil que trabaja en el dominio espacial en el Pentágono (satélites, cohetes, armas, tecnologías).