El establecimiento de una lista negra se produce tan solo dos semanas después de que Washington impusiera restricciones a la operatividad del gigante tecnológico chino Huawei

China anunció el establecimiento de una “lista de entidades no fiables” en la que incluirá firmas, organismos y personas extranjeras que “dañen gravemente los derechos e intereses legítimos de las compañías chinas”.

El Ministerio de Comercio de China hizo pública la medida, aunque no especificó qué ocurrirá con las compañías cuyos nombres sean incluidos; sí aclaró que las “medidas específicas serán anunciadas en un futuro cercano”.

El portavoz de la institución, Gao Feng, explicó que serán incluidas en la lista las entidades o personas que “no cumplan las reglas del mercado, se salgan del espíritu de los contratos o impongan un bloqueo o confisquen a empresas chinas para propósitos no comerciales, lo que daña gravemente sus derechos e intereses legítimos”.

El establecimiento de una lista de veto se produce a dos semanas de que Washington incluyese al gigante tecnológico Huawei en una lista de compañías y personas a las que se prohíbe el acceso a tecnología estadounidense, tras acusarlo de ser un peligro para la seguridad nacional.

Aunque no aludió directamente al caso, Gao justificó la decisión “y dijo que “con propósitos no comerciales, algunas entidades extranjeras violan las reglas normales del mercado (…) e imponen bloqueos y otras medidas discriminatorias contra compañías chinas”.

“Estos hechos ponen en peligro la seguridad nacional y los intereses de China, y amenazan las cadenas industriales y de suministros a nivel mundial”, lo que genera “un impacto negativo en la economía global y menoscaba los intereses de empresas relacionadas y consumidores”, agregó el portavoz.

Pekín asegura que con esta medida está “salvaguardando las reglas económicas y comerciales internacionales y el sistema comercial multilateral”, y “oponiéndose al unilateralismo y al proteccionismo comercial”, términos que posiciona la retórica china desde que inició a la pugna arancelaria.

China advirtió a Estados Unidos a través de la prensa oficial y de portavoces ministeriales de contramedidas y represalias tras la ruptura temporal de las negociaciones para resolver la guerra comercial.

Mientras que Pekín había respondido a los nuevos aranceles de Estados Unidos elevando también las tasas a la importación del país norteamericano, la protesta por el veto a Huawei se había limitado, hasta ahora, a quejas formales respecto a lo que consideran un “abuso de la seguridad nacional” y una “sanción comercial unilateral”.

Por su parte, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, advirtió este viernes a sus socios europeos que cambiarán su “conducta” con respecto a la información que comparte con ellos si no toman medidas contra Huawei.