El secretario de la Marina estadounidense, Thomas Modly, muy criticado por su gestión de la crisis provocada por el contagio de varios militares del portaaviones nuclear Theodore Roosevelt, dimitió a su cargo, anunció este martes el secretario de Defensa, Mark Esper

“Esta mañana he aceptado la dimisión del señor Modly (…) para que podamos pasar a otra cosa”, tuiteó Esper, después de que la prensa informara sobre la salida del ya exsecretario de Marina.  

Modly, despidió el jueves al comandante del portaaviones, el capitán de navío Brett Crozier, que días antes había alertado a través de una carta sobre la situación en la embarcación para evacuar su barco inmovilizado en la isla de Guam. En el Pacífico, se han registrado varios casos de la COVID-19 en los barcos.

“No estamos en guerra. No hay razón para que mueran los marineros”, dijo el capitán Crozier, en la misiva filtrada publicada en el diario californiano San Francisco Chronicle.

La jerarquía de la Marina, que inicialmente se negó a evacuar por completo a los aproximadamente 4.800 miembros de la tripulación, aceleró las pruebas y evacuó a una gran parte de los marineros.

Modly, viajó el lunes a Guam para defender su decisión de destituir al comandante Crozier de su tripulación, que fue vitoreado al salir del barco, un momento capturado en videos que fueron ampliamente difundidos en las redes sociales.

En un discurso a bordo del portaaviones, el exsecretario de Marina criticó al comandante Crozier, al que calificó de “estúpido o ingenuo”, y atribuyó la culpa del caso a la prensa. 

En su discurso de 15 minutos enfatizó que, los militares no deberían confiar en los medios de comunicación. “Su sesgo depende de su color político”, agregó Modly. “Están ahí para dividirnos”.

Esper, que había defendido a Modly en un primer momento, acabó aceptando su renuncia. 

“Nombro al subsecretario del Ejército de Tierra, Jim McPherson, como secretario interino de la Marina”, indicó Esper. 

McPherson, es un ex almirante que sabrá “restablecer la confianza y la estabilidad en el seno de la Marina durante este periodo difícil”, indicó el secretario de Defensa en un comunicado. 

Esta protesta contra los medios de comunicación inmediatamente recordó las frecuentes críticas del presidente Donald Trump a la prensa, lo que provocó fuertes reacciones en el Congreso, donde varios funcionarios electos exigieron la renuncia de Modly.

El comportamiento de Modly “no era digno del de un jefe de la Marina de Estados Unidos, particularmente en tiempos de crisis, y perjudicó al comandante Crozier, a los marineros de Theodore Roosevelt y a toda la Marina de Estados Unidos”, comentó el demócrata Jack Reed, un miembro influyente del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, que agradeció la decisión de Esper.

Trump, dijo el martes que no estuvo involucrado en la salida de Modley, pero reprendió a Crozier por escribir la carta y señaló que Modly “probablemente no debió haber dicho eso que dijo”.