Defensores del ambiente afirman que en la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco (AMO) se está produciendo una mega depredación ambiental y sociocultural

A decir de la exministra de Comunas, Oly Millán, la forma como actúa el gobierno de Nicolás Maduro en el manejo de la crisis evidencia que existe muy poca disposición política para resolver con soberanía, responsabilidad y dignidad los graves problemas estructurales que enfrenta el país.

Un caso emblemático de ello es el decreto que crea el Arco Minero del Orinoco. Los integrantes de la Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución solicitaron su nulidad ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por tratarse de un decreto que lesiona y compromete severamente la soberanía y el futuro de la nación.

El 5 de agosto del año 2016 el Gobierno Nacional, en un acto público realizado en el Banco Central de Venezuela, firmó contratos con las empresas encargadas de explotar los recursos naturales.

El asunto medular, refiere Oly Millán, radica en que “mientras se tiene un discurso muy socialista y revolucionario se concretan negocios ecodepredadores en el país, todo esto fortaleciendo vínculos entre el capital internacional -interesado en nuestros minerales preciosos- y los grupos económicos tradicionales y emergentes vinculados a las élites de poder que controlan el Estado venezolano”.

Alerta sobre la necesidad de anular el decreto que crea esa Zona Estratégica, a la que considera “ilegal e inconstitucional”.

“Esta solicitud ha resultado en que el TSJ luego de muchos meses de silencio, ahora se pronuncia negándole el derecho que tiene el pueblo venezolano y las generaciones futuras a vivir en un país ecológicamente viable o simplemente viable”, dijo Millán.

Depredación

El ecólogo Francisco Javier Velasco, miembro del observatorio de ecología política y de la plataforma contra el Arco Minero, subraya que “han surgido un cúmulo de factores que apuestan por la ecodepredación, como son las mafias instaladas en la extracción ilegal del oro”.

En términos historiográficos Velasco define el origen de las mafias mineras a través de la siguiente reflexión: “Esta mafias comienzan a operar en el país a partir de la protesta contra el tendido eléctrico con la frontera brasilera, propuesta hecha realidad en los antiguos gobiernos antes de la llegada de Hugo Chávez a la presidencia del país”.

“Sobre el tema de la ecodepredación, tenemos casos especiales, como la explotación de nitrato de potasio en el cerro La Vieja del estado Lara. En Carabobo están sacando oro de la forma más arbitraria, extracción de carbón con el conflicto en Bailadores en el estado Mérida. Este escenario de conflicto deriva en el surgimiento de un debate en favor de la tierra de los venezolanos, todo esto fuera de la polarización tradicional” de los últimos 20 años, denunció enfáticamente el científico ambientalista.

“Algo curioso sobre el debate en defensa de nuestro ecosistema es que sobre este tema coinciden ambos sectores polarizados del país político: la mayoría de los venezolanos a favor y en contra del gobierno está por la defensa de nuestra ecosistema”, destacó Velasco.

Algunas cifras

El ambientalista Cesar Romero, vocero de la Plataforma Contra el Arco Minero, consideró que “la ecodepredación genera como resultado inmediato la contaminación de nuestros ríos más importantes como son el Caroní y el Amazonas, entre otros; también produce contaminación producto del mercurio que utilizan para extraer de manera ilegal el oro en el sur del país”. Además “genera que la tierra pierda su cualidad de almacenar la humedad en tiempos de lluvia, todo esto sumado a que el impacto de este ecocidio también tiene repercusión inmediata en la convivencia de la comunidades aborígenes en esta región del país”

“En oro la certificación hasta el presente es de 2.236 toneladas, según las últimas cifras suministrada por el presidente Nicolás Maduro en cadena nacional. Así también desea monetizar 94.000 millones de euros en oro”, destacó Romero.

El ambientalista Romero recordó que Maduro, con una inversión de 7.700 millones de euros a través de alianzas con empresas nacionales e internacionales, “aprobó este miércoles el Plan Nacional Minero 2019-2025, con la presencia del ministro del desarrollo minero y ecológico, Víctor Cano”.

Romero indica que a través de estas cifras, y el reimpulso del motor minero en Venezuela surge la interrogante: ¿Dónde quedan los responsables de esparcir 14.000 kilos de mercurio en los ríos venezolanos, usados en su gran mayoría por la minería indiscriminada o conocidos como los “garimpeiros”, con el fin de extraer el oro ubicado al sur del país?