Los costos de los alimentos procesados están por las nubes y las mascotas se han convertido en un dolor de cabeza para las familias, quienes con responsabilidad y amor han inventado varios menús, desde comida detallada hasta alimentos artesanales 

Debido a los altos costos de la comida procesada para mascotas, muchas personas han tenido que reducir o eliminar la perrarina y la gatarina de la dieta de sus mascotas.

Alimentar a un perro o un gato con la comida balanceada puede costar seis veces el salario mínimo.

Algunas estrategias que han puesto en práctica son la compra detallada de la gatarina o la perrarina, suministrarles alimento de personas o recurrir a comida artesanal un poco más económica.

En el establecimiento Mascotykosas C.A, ubicado en Bello Monte, un kilo detallado de perrarina -con el que se alimenta un perro por aproximadamente cinco días- cuesta 16 mil bolívares. Un kilo de gatarina se ofrece en 17 mil bolívares y alcanza para una semana.

La encargada de Mascotykosas explicó que desde enero de este año decidieron vender el alimento de manera detallada, en bolsitas que contienen 200 o 500 gramos.

En la tienda The Best Wildlife, ubicada en Chacao, dos o tres kilos de perrarina pueden costar entre 42 y 205 mil bolívares, dependiendo de la marca. La gatarina más económica se vende en 32 mil bolívares por kilo, y dependiendo del tamaño del felino puede alcanzar para dos o tres semanas.

Aunque parezca paradójico, los alimentos nacionales para mascotas tienen un precio más elevado que los importados. Un saco de 25 kilos de Pedigree se puede conseguir en 250 mil bolívares, mientras que una bola de 18 kilos de Canina se acerca a los 400 mil bolívares.

Gloria Coto, encargada de The Best Wildlife, cuenta que ha notado que la mayoría de sus clientes han optado por dar comidas caseras a sus mascotas. Asegura que, debido a esta práctica, ha aumentado la cantidad de perros y gatos con problemas de hígado.

Coto recomienda administrar aunque sea pequeñas porciones del alimento procesado, porque “nunca es igual”.

Alternativa artesanal

Sergio Affigne, ingeniero civil y corredor de montañas, emprendió por “casualidad” la preparación de comida para gatos y perros.

Kaninos Barf es un alimento alternativo para mascotas que -según Affigne- contiene proteína animal, carbohidratos (arroz picado) y vegetales.

El de gatos tiene menos carbohidratos y suma un ingrediente: corazón, para garantizar la taurina que el felino necesita.

Para este emprendedor sus dos perros son su mejor publicidad: Kröm y Kyrä son “cuarto bates”, saludables y 100% activos. Las ventas se concretan a través de su red social Instagram @kaninosbarf

Una de las dificultades que ha tenido para mantenerse en el mercado ha sido conseguir los productos de calidad en la cantidad necesaria. “Antes tomaba un día para comprar, otro para producir y otro para distribuir. Ahora no; el mayor tiempo es para buscar efectivo y comprar los productos”, cuenta Affigne. La materia prima la adquiere en el Mercado de Coche.

Un kilo de comida de Kaninos Barf cuesta 10 mil bolívares y alcanza para alimentar al perro o gato durante dos semanas aproximadamente.

Pese a ofrecer la comida a un menor precio, Affigne explica que las ventas se han reducido: algunos clientes se han ido del país o compran menor cantidad (cinco kilos en vez de 10).