El ente regulador panameño decidió hacer una revisión de la participación de Allbank Corp por un periodo de 30 días, que implica el cese temporal de las operaciones de la entidad y asegurando que las mismas están garantizadas, más allá de los activos que posee en el Banco del Orinoco NV.

Los accionistas de AllBank Corp, banco situado en Panamá, aseguraron que las operaciones de esta entidad están garantizadas más allá de los activos que posee en el Banco del Orinoco NV, que cerró sus puertas en Curazao, por decisión tomada en asamblea de accionistas.

La organización decidió hacer una revisión de la participación de Allbank Corp por un periodo de 30 días, que implica el cese temporal de las operaciones de la entidad.

El Grupo Financiero BOD señala que la Superintendencia de Bancos de Panamá “ha podido constatar, de manera reiterada, la sanidad financiera de AllBank Corp y la capacidad de atender los requerimientos de sus clientes, resultando esta medida desproporcionada y en perjuicio de los depositantes y ahorristas de la Institución”.

Llama la atención sobre los problemas que acarreará esta decisión sobre la disponibilidad de los recursos por parte de los clientes de la entidad, lo que definen los accionistas del Allbank, como “la prioridad de sus operaciones”.

La acción se produce como consecuencia de la decisión tomada por el Grupo Financiero BOD de liquidar el Banco del Orinoco NV, debido a “la imposibilidad de operar de forma regular en la jurisdicción de Curazao”.

En su comunicado oficial indican que el Banco Central de Curazao solicitó una medida de emergencia con la finalidad de controlar el proceso de liquidación, “contraviniendo la legítima decisión de los accionistas del mencionado banco”.

Finalmente, el Grupo Financiero BOD, señala que “ha trabajado apegado al cumplimiento pleno de las leyes y reglamentos de las jurisdicciones donde mantiene operaciones, por lo que reiteramos a todos nuestros clientes que la solidez de AllBank Corp está garantizada y estamos ejecutando acciones para revertir, a la brevedad posible, la medida acordada por la Superintendencia de Bancos de Panamá y normalizar las operaciones de manera inmediata en beneficio de nuestros clientes”.