A través de un comunicado señala que además de las sanciones comerciales, ahora “se suma ahora una campaña de descrédito dirigida a socavar la dignidad de las autoridades”

La Cancillería venezolana repudió este jueves 1 de agosto los múltiples señalamientos contra altos funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro como es la inclusión del vicepresidente económico, Tareck el Aissami, en su lista de los más buscados por narcotráfico, lo que a su punto de vista representa un “permanente acoso” de Estados Unidos a Venezuela.

A través de un comunicado, el Gobierno venezolano repudió “el permanente acoso del gobierno estadounidense contra las instituciones y autoridades venezolanas, mediante una amplia gama de medidas pseudo legales, caracterizadas todas por su carácter unilateral”.

Señala que además de las sanciones comerciales, ahora “se suma ahora una campaña de descrédito dirigida a socavar la dignidad de las autoridades (…) permitiendo la grave afrenta de calificar a este alto funcionario del Gobierno nacional como “fugitivo” de una pretendida justicia que Estados Unidos pretende “arrogarse”, prosigue el escrito.

El Ejecutivo rechaza “esta grave acusación” y dice no reconocer “autoridad alguna al gobierno estadounidense para realizarla”. Asimismo, reitera que “su apoyo solidario al compañero Tareck el Aissami e informa que elevará la denuncia sobre estas y otras acciones criminales adelantadas por la Administración guerrerista de los Estados Unidos y sus lacayos, ante las instancias internacionales correspondientes”, concluye la nota oficial.