Se llama PET/PSMA, ya se hace en Venezuela (en el Centro Diagnóstico Docente) y permite saber qué tan avanzada se encuentra la enfermedad, si es necesario tomar la biopsia y si las células cancerosas viajaron a otra parte del cuerpo

El cáncer camina en silencio por el cuerpo, pero la ciencia ha creado pruebas diagnósticas que son ojos para poder seguirlo y encontrarlo. Una de ellas es el PET/PSMA, un estudio que se realiza en Venezuela, en el Centro Diagnóstico Docente (CDD), y que permite saber varias cosas en menos de una hora.

Es martes en la mañana y el CDD está repleto de pacientes que tienen en sus rostros el gesto de quien se enfrenta al cáncer. Juan Carlos Martínez, urólogo, y Gustavo Carrero, médico radiólogo, muestran los equipos y los resultados. Su único “pero” con la tomografía por emisión de positrones (PET) y el antígeno específico de la membrana de la célula tumoral (PSMA) es el costo.

Pero como médicos y científicos confían en que la situación en Venezuela cambiará, y lo que hoy es para un grupo reducido de personas será la opción para muchos. En un país mejor se debería convertir en un procedimiento masivo, reflexiona Carrero; de hecho, el equipo que tiene esta clínica privada es el mismo que se instaló en el Hospital Universitario de Caracas, asegura.

En el Centro han utilizado el PET/PSMA en 24 pacientes de más de 40 años, detalla Martínez en conversación con Contrapunto. El antígeno “se pega” al tejido enfermo con una precisión que no deja lugar a dudas de dónde hay cáncer.

Tal como lo detalla el urólogo, esta prueba permite determinar si es necesario hacer una biopsia, si la enfermedad está muy avanzada y si las células han viajado a otros lugares del cuerpo (metástasis), que en el caso del cáncer de próstata suele ocurrir hacia los ganglios y los huesos.