El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología alerta a la población para que tome previsiones ante las precipitaciones y cambios del tiempo en el país

Llegaron las precipitaciones y con ellas otros problemas que se han hecho constantes en Venezuela: las inundaciones, los árboles caídos, derrumbes, colapsos de alcantarillas y pavimento resbaladizo, factores que representan un peligro para la población.

Uno de los primeros lugares que reportó problemas por las primeras lluvias de la temporada “adelantada” fue el municipio Iribarren y gran parte del estado Lara, donde las calles se inundaron y se limitó el tráfico vehicular.

Los problemas de drenaje en las avenidas se suman al mal estado vial. Los huecos o desniveles, que generaron grandes lagunas, produjeron grandes colas.

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh) alerta a la población acerca de las precipitaciones en el país.

Entre los reportes destacan paredes caídas, derrumbe de árboles, obstrucción de calles y avenidas, entre otros.

Para atender estos problemas, las autoridades han prometido la limpieza de las alcantarillas, quebradas y cursos de agua.

“Más de 100 millones de bolívares han sido invertidos en materia de limpieza de quebradas y bucos como parte del Plan Preventivo, ejecutado por el Gabinete de Infraestructura en el municipio Iribarren”, indicó el alcalde de ese municipio, Luis Jonás Reyes.

Protección Civil prevé que la temporada de lluvias comenzará en el sur del país entre la última semana de abril y la primera de mayo, mientras que para los llanos centrales y occidentales se presentará para la segunda quincena de mayo; en junio llegará a la región norte costera.

El viceministro para la Gestión del Riesgo y Protección Civil, Randy Rodríguez, aseguró que monitorean quebradas, ríos, montañas y zonas vulnerables del territorio nacional como parte del Plan de Lluvias.