Indicó que en el caso de que se les niegue la entrada al país la gestión de Nicolás Maduro quedaría en evidencia. “Si ellos no quieren ser investigados pues algo temen”

Gustavo Tarre, representante del líder opositor Juan Guaidó ante la Organización de Estados Americanos (OEA), solicitó este miércoles 3 de julio a la Cidh que cree un mecanismo especial para investigar la muerte del capitán de corbeta, Rafael Acosta Arévalo.

En un documento entregado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) y al que accedió Efe, Tarre pidió al organismo que realice una visita sobre el terreno a Venezuela “para evaluar la grave situación de derechos humanos”.

Y propuso a la Comisión que, en el marco de esa visita, “establezca un Mecanismo Especial de Investigación sobre los graves hechos relacionados con las denuncias de desaparición forzosa, tortura y ejecución arbitraria del capitán Rafael Acosta Arévalo y otros presos políticos por el Gobierno de Nicolás Maduro”.

La muerte de Acosta Arévalo fue confirmada el pasado sábado 29 de junio, mientras se encontraba bajo custodia de los funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Acosta había sido señalado por participar supuestamente en una conspiración para derrocar a Maduro.

Por el caso del Capitán de Corbeta fueron detenidos dos militares de la Guardia Nacional Bolivariana, quienes serían los presuntos responsables.

En declaraciones a la prensa, Tarre insistió en que el militar fue torturado hasta la muerte y la última vez que se le vio con vida, cuando se presentó ante un tribunal militar, “estaba en una silla de ruedas donde era absolutamente evidente que no podía moverse y casi no podía hablar”.

Tarre explicó que llevaba meses trabajando con la Cidh para que visite Venezuela, pero reconoció que la muerte de Acosta Arévalo ha hecho más “urgente” ese trámite.

Con referencia a la autorización de Maduro para poder ingresar al territorio venezolano, indicó que “si no les dejan entrar pues no hace falta más nada. A confesión de partes, relevo de pruebas. Si ellos no quieren ser investigados pues algo temen”, subrayó.