En el Metro de Caracas hay una problemática operacional que viene desde hace tiempo, debido a la falta de mantenimiento de equipos e instalaciones, así como a las jubilaciones, renuncias y migración de trabajadores, informó este viernes el dirigente sindical Jesús Hernández.

De agravarse más la situación la solución será cerrar el sistema, porque necesitamos un tiempo para la reconstrucción de equipos, recuperar los trenes, indicó. La empresa necesita políticas serias para las tarifas, manifestó; podría ser una tarifa de un bolívar.

En algún momento tuvimos 48 trenes, y hoy quedan “operativos” unos 10 o 12 trenes que ruedan con fallas, detalló. Se suma la carencia de insumos y repuestos. Vemos incidentes en la línea que ponen en peligro a los usuarios y trabajadores.

El Metro está en una situación grave y lo venimos diciendo con mucha responsabilidad, subrayó Hernández. Se corre el riesgo de que suceda un incidente en cualquier estación o tren, alertó.

Ya son rutina las fallas, reiteró. En el patio de Las Adjuntas vemos la realidad del Metro de Caracas.

El problema no radica en las sanciones, sino en la administración de la empresa, que es una gerencia en crisis, resumió. La gente que administra la empresa no tiene capacidad y eficiencia.

Se estima que de 11.400 trabajadores quedan 4.600, según sus estimaciones. Hay deficiencia de equipos, de recurso humano. Debe haber no menos de 34 trenes operativos para garantizar una mejor operatividad.