El coordinador de Provea, Rafael Uzcátegui, advirtió que sin presión internacional no habrá cambios en el gobierno de Maduro. Precisó que avalan las sanciones contra funcionarios, pero rechazan las medidas generales contra el país

La organización de derechos humanos Provea aseguró este miércoles en Ginebra, que la situación de Venezuela es una “catástrofe humanitaria” y sostuvo que, de las 25 políticas que se pueden establecer de las recomendaciones hechas por la alta comisionada Michelle Bachelet, el gobierno de Maduro solo ha cumplido con una.

Para este jueves 27 de febrero, se espera un reporte sobre la cooperación con el Estado venezolano, y el 10 de marzo se ofrecerá la actualización de la situación de DDHH.

Rafael Uzcátegui, coordinador de Provea, sostuvo que la represión del gobierno de Maduro es “sistemática y generalizada contra la disidencia, contra diferentes sectores sociales” y aseveró que la presencia de dos comisionados de Bachelet no ha frenado las detenciones arbitrarias y las torturas.

Entrevistado por el periodista Juan Gasparini, Uzcátegui enfatizó que las principales víctimas de la violación del derecho a la participación política “son personas que vienen del chavismo, pero que son críticas del gobierno de Nicolás Maduro”. Se han documentado al menos 46 detenciones arbitrarias en personas de este perfil.

Recordó la migración de más de 4 millones de venezolanos y el aumento de la pobreza.

Provea recalcó que sin presión internacional no habrá cambios en el gobierno de Maduro, precisó que avalan las sanciones contra funcionarios pero rechazan las medidas generales contra el país.

Con un mandato mucho más fuerte las recomendaciones de Bachelet deben avanzar, defendió.