La tensión sería dentro de las instalaciones. El equipo de Contrapunto se acercó la mañana de este martes al lugar y en las afueras todo se encontraba en calma

La abogada defensora de Derechos Humanos, Tamara Sujú, informó la noche de este lunes 8 de julio acerca de una situación irregular en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), en Boleíta.

Según Sujú, los presos políticos se enfrentaron con sus custodios, quienes los amenazaron con escopetas de perdigones y gas lacrimógeno para volverlos a encerrar en sus celdas.

La también directora ejecutiva de Casla Institute, aseguró que los escoltas de Diosdado Cabello que eran funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), quienes se encuentran detenidos por el caso de la caravana presidencial ocurrido el 27 de octubre de 2018, fueron trasladados, al parecer, a la cárcel de Santa Ana, en el estado Táchira.

Recordó que los detenidos exigen la presencia del equipo de la alta comisionada Michelle Bachelet y no se lo han permitido.

También se conoció a través de periodistas de la fuente de sucesos que este martes aún continua la tensión dentro de la sede de la Dgcim, presuntamente por la exigencia de asistencia médica.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, respondió la denuncia de Sujú en la red social Twitter, exigiendo al Estado venezolano que permita la entrada de una comisión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para verificar la situación.

La diputada de la Asamblea Nacional (AN), Adriana Pichardo, señaló a través de Twitter que la esta mañana (martes 9 de julio) sacaban de manera irregular “a los civiles presos políticos en el Dgcim sin sus pertenencias ni nada. Desconocemos el motivo y el destino. Exigimos la presencia de los comisionados Michel Bachelet en Caracas de inmediato”.

El equipo de Contrapunto se acercó la mañana de este martes 9 de julio al lugar y en las afueras todo se encontraba en calma.