El parlamentario negó que se deba a la crecida de los ríos

José Antonio Mendoza, diputado a la Asamblea Nacional por el estado Monagas, desmintió que la falta de agua en la entidad se deba a la creciente de los ríos, como asegura la gobernadora Yelitze Santaella.

“La realidad es que la planta no está funcionando porque no cuenta con los materiales necesarios, la realidad es que su ineficiencia y corrupción destruyó todo a su paso”, afirmó el legislador mediante un video desde Aguas de Monagas, tras constatar las deficiencias que presenta la planta potabilizadora.

Indicó que hay sectores en Maturín que tienen más de un mes sin recibir el servicio de agua potable, como La Manga, donde los ciudadanos tienen que ingeniárselas por sus medios para cargar el líquido y tratar de cubrir sus necesidades.

“Los únicos responsables de que no haya hoy agua en nuestro estado son los que también han violado los derechos humanos, quienes ‘gobiernan’ en la entidad y Nicolás Maduro, que hoy es acusado como asesino por crímenes de lesa humanidad”, aseveró el también coordinador regional de Primero Justicia.

Mendoza indicó que la falta de agua potable en plena pandemia de COVID-19 es también una violación de los derechos humanos. Reiteró que desde el Parlamento los diputados continuarán denunciando la razón del colapso de los servicios públicos y la calamidad se que vive en todo el territorio nacional.

“Seguiremos alzando la voz para decirle al mundo lo que ocurre en Venezuela. Los venezolanos tenemos derecho a exigir un futuro diferente en unas elecciones realmente libres y no una farsa como la que intentan imponer para el 6 de diciembre”, finalizó.