Lo que ha sido denominado como el “pranato-corporativo”, a través de la operación de las mafias instaladas en el estado Zulia, controla la dinámica de subsistencia de la entidad, con la evidente complicidad de los aparatos de seguridad del estado venezolano ubicados en la región.


En términos económicos, el lugar común es la contracción y la pulverización de aparato productivo de la zona, todos los indicadores de la micro y la macroeconomía evidencian una región en franco deterioro.

El Zulia está pasando por uno de los momentos más complejos de su historia contemporánea, todo esto después del apagón o sabotaje eléctrico, según se quiera leer, experimentado en el país a principios del 2019.

La marcada ausencia de alimentos, suministros básicos, crisis sanitaria, inseguridad, deterioro de los servicios públicos y desabastecimiento, hacen de la vida en la entidad un modo de supervivencia post apocalíptico.

El concepto de “pran”, comprendido en Venezuela como el  jefe de una mafia local o carcelaria, hace de las suyas en complicidad con algunas autoridades locales del Estado Zulia. 

No es secreto, el evidenciar que la gasolina se “bachaquea” como comercio paralelo en la vía con presencia notable de los organismos de seguridad de la región, todo al constatar que una “pimpina” de cinco litros de gasolina puede llegar a costar hasta 30 mil bolívares, todo esto destacando que también los “bachaqueros” pueden comprar o vender la gasolina en divisa extranjera a un valor paralelo de 17 bolívares por dólar, esta realidad está demostrada en los videos que ruedan en la redes sociales.

La entidad zuliana es un verdadero caos, la asistencia médica es precaria, la deserción escolar básica y universitaria es la más elevada de todo el país, y la fuga de talento especializado sobre el tema petrolero es del mayor índice nacional.

Así es el Zulia

El Estado Zulia de Venezuela, está ubicado en el extremo noroeste y limitando al norte con el Mar Caribe, al este con el Estado Falcón, Lara y Trujillo, al sureste con Mérida, al sur con Táchira y al oeste, desde la Península Guajira hasta las montañas de Perijá, con la frontera de Colombia. Su extensión territorial es de 63.100 km², y es el quinto Estado más extenso de todo el país venezolano, contando con 6.893.995 habitantes en 2019, el más poblado de todo el territorio nacional, por esta razón el Zulia es un plaza electoral importante para el país.

Su territorio esta bordeando el Lago de Maracaibo, el cual es la masa de agua más extensa de Latinoamérica. La cuenca lacustre abarca una de las más grandes reservas de petróleo y gas del mundo. El Estado Zulia se divide en 21 municipios y 107 parroquias civiles. Sus principales ciudades son Maracaibo, San Francisco, Cabimas, Ciudad Ojeda, Santa Bárbara del Zulia, Machiques, La Concepción, y Los Puertos de Altagracia. El asedio del contrabando de drogas ha sido uno de los graves problemas, que marca los elevados índices de violencia de la zona, desde el inicio de la contemporaneidad venezolana.

El expresidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo, Ezio Angelini, señala que “en medio de la crisis más profunda que vive el pueblo zuliano, es importante destacar que el 95% del comercio local se maneja en divisa extranjera, donde el valor de un producto por adquirir refleja un precio en efectivo, otro en punto electrónico y otro distinto en dólares. Nuestra economía regional ha decrecido en 69% después del primer apagón nacional, estas cifras son el resultado de nuestra última encuesta realizada en el segundo semestre de este año, y publicada en nuestro portal web”.

Sobre el tema de la misma aguda realidad que vive el pueblo zuliano, Angelini resaltó que “nuestra última encuesta recoge que con la actual hiperinflación que vive la nación venezolana, la canasta alimentaria regional, bordea el costo de los 6 millones 70 mil bolívares soberanos, una canasta calculada para un núcleo familiar de 5,2 miembros”.

“En nuestra Sierra de Perijá, puedes llegar a encontrar a la venta 20 litros de gasolina por el valor de 10 dólares, cuando los cortes energéticos en esta localidad, son constantes, deteriorando de esta forma la poca calidad de vida que todavía se respira en la zona”, argumentó Angelini.

Desde la Cámara de Comercio Maracaibo, Angelini propone, como medida inmediata por implementar en la región zuliana “aplicación inmediata del impuesto a los grandes patrimonios y estudiar el tema de la dolarización y el tratamiento tributario de las últimas medidas cambiarias para la región”.

Fedecámaras
El empresario y presidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, desde el Estado Zulia, reunido en Directorio Regional, realizó un larga exposición sobre la crítica situación que vive la región por lo cual afirmó que “es urgente cambiar la realidad que hoy vivimos en Zulia, el cambio está en manos de la voluntad política nacional. Que se haga cumplir nuestra constitución para restituir la institucionalidad y poder tener un hilo democrático que reconstituya la confianza en la inversión y se active la producción”.

Sobre la realidad del mermado poder adquisitivo del zuliano, Cusanno declaró “con el salario mínimo actual, una familia marabina constituida por cinco personas, necesitó mensualmente 152 ingresos mínimos para cubrir la totalidad de la canasta alimentaria”.

Cusanno, apuntó sobre el fenómeno hiperinflacionario que “el verdadero problema en Venezuela, es que no importa lo que pagues, con relaciones a los salarios, es que el fenómeno de la hiperinflación se consume todo el salario de la gente”.

En torno a la realidad nacional “con gravedad y preocupación afirmó que en los actuales momentos estos bordeando el 30% de desnutrición infantil a nivel nacional”.

Sobre el tema del comercio regional en el Zulia, Cusanno subrayó que “50% de la actividad comercial del Zulia está paralizada producto de la crisis nacional y puntualizó que el aparato productivo venezolano opera entre 10% y 20%”.

“El sector empresarial e industrial trabaja solo con un 15% de capacidad instalada, el 60% de las empresas han cerrado sus puertas en los últimos 20 años y el PIB ya marca una contracción del 65%”, sentenció.

Para finalizar sus declaraciones después de su visita al Estado Zulia, Cusanno, pronosticó que “el 2020, será una extensión del nefasto año en curso. La película de terror seguirá si no se toman las medidas económicas concretas y se cambia el rumbo al actual modelo”.