De no tener respuesta, el gremio de educadores planea otras acciones, incluido un paro de 72 horas

Desde el 16 de septiembre, a propósito del comienzo del año escolar 2019-2020, los maestros y profesores han convocado diversas manifestaciones en exigencia de mejoras salariales, laborales y de la infraestructura de los planteles escolares.

Ese mismo 16 de septiembre realizaron una manifestación frente al Ministerio de Educación, que terminó con actos violentos hacia los docentes por parte de civiles que apoyan al gobierno del mandatario Nicolás Maduro. Incluso, un hombre armado a bordo de una moto disparó al aire contra los manifestantes que estaban cerca del bulevar Panteón.

La última convocatoria es para este 22 y 23 de octubre; con un paro nacional para el que piden a los padres y representantes no llevar a sus hijos a clases en apoyo a su lucha.

Según el presidente del Sindicato Venezolano de Maestros del Distrito Capital (SVM), Edgar Machado, un Docente Uno ganaba, en montos aproximados, 120 mil bolívares mensuales y el de categoría seis, que es el máximo nivel, ganaba 240 mil bolívares mensuales. Estas cifras son previas al aumento del pasado lunes 14 de octubre.

En el caso de los jubilados es peor, expresa Machado, quien explica que estos reciben solo el salario integral, puesto que al dejar de ejercer dejan de percibir las primas laborales (por inicio de clases, por el ejercicio de la profesor, por tener familiares con alguna discapacidad, son algunas de estas primas) y otros beneficios que entran en la Contratación Colectiva, aunque Machado aprovecha para denunciar que ni los maestros activos están recibiendo estos beneficios contractuales, debido al incumplimiento del patrono con lo acordado en dicha contratación.

El sindicato tiene registrados 543 planteles educativos; entre liceos, colegios, preescolares. 90% de estos institutos necesita “urgentemente” mejoras infraestructurales porque “están en pésimo estado”, según Machado.

No llega el PAE

Desde la organización sindical, también denuncian que en 90% de los planteles de Caracas no llega el Programa de Alimentación Escolar (PAE) y que donde si llega lo hace de manera precaria.

“En un preescolar que visitamos la semana pasada en Coche, ahí nada más está llegando arroz, azúcar, leche y chicha. Con eso lo que hacen es arroz con leche o les dan un vaso de chicha. Esa es la alimentación que le están dando a los alumnos, y los docentes no tienen acceso ni a un vaso de chica, porque está totalmente prohibido por el Ministerio de Educación”.

Sobre la alocución en la que Maduro ordenó construir “gallineros escolares”, Machado opina que, además de ser una respuesta “irresponsable” para intentar palear el hambre en los planteles, es una medida imposible de implementar cuando los planteles no tienen ni siquiera un suministro de agua regular.

Salarios

Para Machado, quien es docente jubilado, el salario de los maestros no alcanza ni para cubrir los gastos de transporte. “Sacando el calculo, un docente, tomando en cuenta que también son madres y padres, gasta en promedio 24 mil bolívares en trasladarse hasta su sitio de trabajo, calculando que el pasaje tenga un costo de 800 bolívares”. Sin embargo, el costo de los pasajes varia, según las rutas.

Sobre el aumento salarial a 150 mil bolívares, Machado cuestiona que alcance para comprar más de dos productos de la canasta básica y que mucho menos alcance para cubrir los gastos médicos de los docentes. Ante esta situación, dice que no tiene dudas de que los docentes están “en situación de pobreza critica”.

Si no hay respuesta

Si no reciben respuesta a sus peticiones por parte del Ministerio de Educación, la Coalición Regional Intersindical de los Educadores del Magisterio de Caracas advierte que continuará con las acciones de protesta. “El patrono no ha dado respuesta hasta ahora. La semana que viene vendrán otras acciones. Ya hicimos un paro de 24 horas, ahora vamos con otro de 48 horas y si no tenemos alguna respuesta, iremos por otro de 72 horas”.