Según Giovanna De Michele “las presiones que van a venir serán todavía más duras”

La situación venezolana ha generado, según la internacionalista Giovanna De Michele, una “gran perturbación” tanto a nivel interno, para quienes aún viven en Venezuela, como internacionalmente, y que mientras “no haya una salida”, la calidad de vida de los venezolanos se seguirá deteriorando.

En la actualidad, para De Michele, “la única capacidad que realmente le queda a la administración de Nicolás Maduro” es “la capacidad de represión porque todavía controla a los organismos de seguridad del Estado, desde los cuerpos policiales hasta las fuerzas militares”.

Esto, para la internacionalista, quiere decir dos cosas: Que la calidad de vida de los venezolanos se seguirá deteriorando “ante la incapacidad de Maduro para resolver los problemas fundamentales de los ciudadanos” y que “la represión se seguirá agudizando al ser la única manera de demostrar que tiene autoridad y poder”.

Foto: EFE – Referencial

Ese escenario “es terrible” dice, pero ese mismo escenario es el que genera, a su vez, las consecuencias a escala internacional, ¿por qué?.

De Michele explica que ante la comunidad internacional, “Venezuela quedó como un Estado fallido y forajido”, es decir: un Gobierno que no es capaz de satisfacer las necesidades básicas de su población y que no cumple con sus compromisos internacionales, sobre todo en la defensa y promoción de los derechos humanos.

Para la analista internacional, “nunca antes el ciudadano había tenido tanto protagonismo en el ámbito internacional”, y eso es lo que, a su juicio, “le da todavía mayor resonancia a las gruesas violaciones a los derechos humanos que se están cometiendo en Venezuela”.

Foto: EFE – Referencial

Otros escenarios que crean inmensas perturbaciones en la comunidad internacional son el constante crecimiento del éxodo de venezolanos, el deterioro del aparato productivo venezolano y las supuestas asociaciones de funcionarios con actos ilícitos vinculados, por ejemplo, al narcotráfico y al terrorismo internacional.

Todo esto “hará que siga la presión internacional”, desde la percepción de De Michele.

Lo que viene

Giovanna De Michele ejemplifica la presión internacional con una escalera: “Cada peldaño supone un nivel mayor de presión; empezamos con las sanciones personales, como congelación de bienes y retiro de visas. Luego, un segundo peldaño son las solicitudes de capturas a escala internacional, y un tercer peldaño son las sanciones que afectan la capacidad de negocios de Venezuela a través de Pdvsa y del Banco Central de Venezuela (BCV), y así vamos subiendo”.

Foto: EFE – Referencial

La conclusión De Michele ante todo esto es que “las presiones que van a venir van a ser todavía más duras”.

Otra explicación de la internacionalista es que estás presiones vienen desde diferentes ámbitos y una de ellas es la orden ejecutiva firmada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con relación a los bienes de Venezuela en el territorio estadounidense. Otra es el costo que genera a las empresas que sustenta a la administración de Maduro.

A su juicio, al rededor de esto se ha generado un debate, que asegura “no es fortuito”, al contrario “tiene un propósito” que no es “casual”.

“Que si hablaron o no hablaron, que si hablaron en privado o no hablaron en privado, que si estaba autorizado o no estaba autorizado. Eso no es casual”.

Foto: EFE – Referencial

El primer propósito que a simple vista observa De Michele es: “terminar de cercenar la confianza entre quienes conforman la administración de Maduro para buscar la implosión de esa estructura que luce monolítica pero que todos sabemos que en el fondo no lo es porque hay una puja por el poder muy grande”.

Y la segunda: “poner en tela de juicio la legitimidad de Maduro como el representante del poder político en Venezuela, porque si las conversaciones entre funcionarios de su gobierno con funcionarios del de Trump se han dado sin su autorización, eso supone una gran deslealtad y el desconocimiento de la legitimidad y de la autoridad que representa dentro de la revolución”.

Y es que, según De Michele, no se trata de necesitar o no la autorización de Maduro sino de buscar su propia supervivencia.

“Unos sobreviven buscando alimentos y medicamentos, mientras otros sobreviven buscando mantener su cuota de poder. De alguna manera u otra aquí todos somos sobrevivientes”.