El ejecutivo madurista tuvo que echar para atrás la decisión de expulsar a la embajadora de la Unión Europea en Caracas. Pero no fue la única medida adversa para su gestión en la jornada de este jueves #2Jun

Un tribunal británico decidió que el oro venezolano depositado en el Banco de Inglaterra sea administrado por la junta ad-hoc designada por Juan Guaidó y la Asamblea Nacional. Estados Unidos (EEUU) busca incautarse de cuatro tanqueros de Irán que transportarían gasolina a Venezuela. El ejecutivo de Nicolás Maduro reculó y dejó sin efecto la expulsión de la embajadora de la Unión Europea (UE) en Caracas, Isabel Brilhante. Todo esto ocurrió en un día, seguramente una de las jornadas más largas de la administración de Maduro.

1)El oro brilla en Inglaterra. El Tribunal Superior de Justicia de Inglaterra ratificó este jueves que Reino Unido reconoce a Juan Guaidó como el presidente interino de Venezuela, por lo que negó la posibilidad de que el gobierno de Maduro disponga del oro almacenado en el Banco de Inglaterra. “Se reconoce de manera inequívoca a Guaidó como presidente de Venezuela. Lo que necesariamente implica que ya no se reconoce a Nicolás Maduro como presidente”, sostiene el texto del juez Nigel Teare, según la BBC. Son mil millones de dólares en disputa.

La directiva del BCV designada por Maduro anunció que apelará el fallo.

2)Tanqueros en el mar judicial. Fiscales federales de Estados Unidos buscan confiscar cuatro tanqueros que trasladarían gasolina iraní a Venezuela, informó Univisión. “Las ganancias de estas actividades apoyan las viles actividades de la Guardia Revolucionaria, incluyendo la proliferación de armas de destrucción masiva y la entrega de ellas, apoyan el terrorismo y distintos abusos a los derechos humanos, allí y en el exterior”, alegó el fiscal Zia Faruqui en un escrito presentado en una corte federal del Distrito de Columbia.

3)La expulsión que no fue. El lunes 29 de junio el mandatario Nicolás Maduro anunció la expulsión de la embajadora de la UE en Caracas, Isabel Brilhante. El martes, el equipo de contrapunto.com constató que Brillante se encontraba en su oficina en Caracas. Este miércoles se supo que, aun cuando Maduro hasta ofreció un avión para que la embajadora se marchara, la diplomática tendría que esperar hasta el sábado 4 de julio para irse en un vuelo chárter contratado por España.

Sorpresivamente, y después de que el chavismo-madurismo celebrara el retiro de Brillante, el propio mandatario dijo públicamente que echaba para atrás las medida.